Psicooncología: Cómo afrontar una enfermedad?

El cáncer es una de las enfermedades más preocupantes a nivel mundial. Escuchar algo acerca de esta enfermedad puede llegar a resultarnos escalofriante y alarmante. Muchas cosas se nos pueden cruzar por la mente y surge un sentimiento de temor ante ella.

Según datos recopilados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es la principal causa de muerte en la población de todo el mundo. De hecho, es probable que muchos de nosotros conozcamos a alguien cercano que ha padecido la enfermedad.

Y aunque nadie sea realmente inmune al cáncer, sí es cierto que existen cifras alentadoras respecto a su prevención o la posibilidad de cura, como una vida saludable y libre de factores de riesgo que podrían predisponerla.

Sin embargo, cuando el diagnóstico ya se confirmó, es probable que al paciente y a su familia los invada un sentimiento de impotencia y desesperación. Aquí también existen recursos que se pueden utilizar para combatir la enfermedad.

Desde la psicología estudiamos e implementamos un tratamiento psicológico que ayude a enfrentar el impacto emocional del cáncer y de esta forma también contribuir a las mejoras físicas o corporales.

psicooncologia y cuidados paliativos

¿En qué consiste un tratamiento psicológico para el cáncer?

Ante un diagnóstico de cáncer, se comienzan a tomar una serie de medidas como estudios médicos en profundidad, tratamientos de quimioterapia o radioterapia, operaciones quirúrgicas y medicaciones.

Existe una intervención que complementa al tratamiento puramente biológico. Estamos hablando del tratamiento psicológico para el cáncer.

Desde hace varias décadas, los profesionales de la medicina reconocen que en toda enfermedad existe una interacción entre los factores biológicos, psicológicos y sociales. Es lo que actualmente se llama enfoque biopsicosocial (Cruzado, 2010).

En este sentido, psicólogos y médicos trabajan codo a codo para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Los síntomas por depresión, estrés y ansiedad están a la orden del día.

Actualmente se ha logrado un gran avance en este tipo de tratamientos integrales. Muchos centros de salud cuentan con psicólogos que se ocupan de la psicooncología y cuidados paliativos. Veamos de qué se trata.

Psicooncología y cuidados paliativos

La psicooncología hace referencia a un campo de trabajo interdisciplinario. Esto quiere decir que varias disciplinas se unen con el objetivo de abordar la enfermedad del paciente oncológico desde varios aspectos: físicos, psicológicos y sociales. En efecto, es considerada una unión entre la psicología y la medicina.

La rama de psicooncología y cuidados paliativos está presente en todas las fases del cáncer: diagnóstico, tratamiento, remisión o recaídas.

Además, se ocupa de velar por la salud de todas las personas implicadas en este proceso. Es por esto que encontramos una psicooncología para pacientes, para familias o cuidadores.

Para lograr efectos positivos, los profesionales pueden realizar terapia para adultos o niños, de forma individual o grupal (Soriano, 2002).

Antes de profundizar en las técnicas que utilizan, es importante conocer qué consecuencias psicológicas trae aparejadas el cáncer.

Impacto psicológico: los síntomas de depresión o ansiedad

Está demostrado que todo el proceso de tratamiento para el cáncer influye significativamente en el bienestar. Esto implica que el tratamiento psicológico es tan importante como el médico en muchas ocasiones: ¿Qué es lo que se trata?

Aquí entramos en el campo de las reacciones psicológicas frente al cáncer. Tan sólo imaginemos la cantidad de efectos a nivel emocional que puede conllevar.

Los pacientes, e incluso también los familiares, presentan altos niveles de síntomas de depresión o ansiedad. Algunos llegan a convertirse en trastornos o cuadros clínicos que requieren abordajes específicos, como el distrés (Holland, Bultz & National Comprehensive Cancer Network, 2007).

Barskova y Oesterreich (2009) realizan una recopilación de estudios científicos, y encontraron que, por lo general, los síntomas por depresión y ansiedad se generan a partir de la incertidumbre, la amenaza de supervivencia, los largos e invasivos tratamientos médicos, la falta de autonomía y los efectos en la imagen corporal.

Ante semejante panorama, ¿cómo afrontar los miedos? ¿cómo afrontar la depresión? Los profesionales tienen herramientas para lograrlo.

La llave maestra: promover el afrontamiento activo

El interés primordial del campo de la psicooncología para pacientes y familiares, es ayudar a encontrar respuestas psicológicas saludables ante una situación de gran impacto biológico y emocional (Soriano, 2002).

Podríamos decir que la llave maestra ante el estrés y los miedos es, nada más y nada menos, que encontrar una forma de afrontamiento positivo.

Cuando se habla de afrontamiento positivo en el cáncer, se hace referencia a la capacidad de adaptarse de forma saludable a este nuevo estilo de vida. ¡Pero atención! No todo afrontamiento es adecuado.

En términos generales, se pueden mencionar dos vertientes del afrontamiento de problemas: el evitativo y el activo.

El afrontamiento evitativo puede presentarse en cualquier fase del tratamiento, y se lo asocia a los estados de abatimiento, fuerte descarga emocional y aislamiento. Puede ser necesario en algunas ocasiones, pero en realidad se aspira a impulsar la segunda vertiente: el afrontamiento activo.

¿Qué significa afrontamiento adaptativo?

Ahora bien, dentro del campo del tratamiento psicológico para el cáncer, el afrontamiento adaptativo y el activo se toman casi como sinónimos. Pero antes que nada… ¿Qué significa afrontamiento y por qué se habla de “adaptativo”?

En términos generales, el afrontamiento es un mecanismo psicológico cognitivo y conductual para hacerle frente a las situaciones de estrés (Soriano, 2002).

En cuanto al cáncer, los más saludables son la expresión de las emociones, la búsqueda de actividades placenteras, la búsqueda de apoyo social, la actividad física, entre otras.

El afrontamiento al estrés siempre será adaptativo cuando logre reducir la tensión generada por la enfermedad. Recordemos que nuestro objetivo primordial es reducir los síntomas de depresión o ansiedad, y encontrar formas conciliadoras de convivir con el diagnóstico (Petticrew, Bell & Hunter, 2002).

Sin embargo, llegar a adoptar una actitud positiva ante el cáncer no es tarea fácil. Los profesionales deben encontrar el mejor tratamiento psicológico y las técnicas adecuadas que conduzcan a un bienestar pleno (o lo más pleno posible).

psicooncología

Recursos para saber cómo afrontar los miedos y la ansiedad

Las intervenciones psicosociales incluidas dentro del tratamiento psicológico para el cáncer, pueden mejorar notablemente la vida laboral, académica o social de los pacientes y familiares (Barskova & Oesterreich, 2009; Cruzado, 2010).

Afrontar la ansiedad de la enfermedad puede resultar conflictivo al principio, pero con terapia para adultos o niños pueden lograrse resultados notables.

Entre los recursos más efectivos podemos encontrar:

  • La psicoeducación, fundamental para capacitar sobre el manejo de la ansiedad, los miedos y la incertidumbre. Es fundamental demostrar lo que ha funcionado antes y cómo la forma positiva de afrontamiento al estrés puede ayudar al tratamiento médico.
  • Técnicas de relajación ante posibles ataques de ansiedad.
  • Actividades que promuevan la autonomía del paciente, ayudando a restaurar poco a poco sus capacidades.
  • Los grupos terapéuticos, que han demostrado ser de las intervenciones más eficaces para la supervivencia.

Es importante detenerse en el último punto, ya que por lo general los pacientes oncológicos tienden a aislarse del resto. Los grupos terapéuticos formados por otros pacientes, generan vínculos de confianza y una sensación de ser comprendidos. Estas personas comparten miedos, dificultades, vivencias que no podrían compartir con sus allegados.

En resumen, lo ideal es encontrar juntos una manera de afrontamiento de problemas comunes y poder hablar de lo que les pasa en el día a día.

Importante: Este artículo es exclusivamente informativo. En Psicomentando no diagnosticamos ni recomendamos tratamientos. En caso de que necesites ayuda, consultá con un profesional.

Referencias bibliográficas

  • Barskova, T., & Oesterreich, R. (2009). Post-traumatic growth in people living with a serious medical condition and its relations to physical and mental health: A systematic review. Disability and rehabilitation, 31(21), 1709-1733.
  • Cruzado, J. A. (2010). Tratamiento psicológico en pacientes con cáncer. Síntesis.
  • Ferlay, J., Ervik, M., Lam, F., Colombet, M., Mery, L., Piñeros, M., et al. (2020). Global Cancer Observatory: Cancer Today. Lyon: International Agency for Research on Cancer.
  • Holland, J. C., Bultz, B. D., & National Comprehensive Cancer Network (2007). The NCCN guideline for distress management: a case for making distress the sixth vital sign. Journal of the National Comprehensive Cancer Network, 5(1), 3-7.
  • Soriano, J. (2002). Reflexiones sobre el concepto de afrontamiento en psicooncología. Boletín de psicología, 75, 73-85.
  • Petticrew, M., Bell, R., & Hunter, D. (2002). Influence of psychological coping on survival and recurrence in people with cancer: systematic review. Bmj, 325(7372), 1066.

 

Abrir chat
Hola!
¿Necesitas una consulta psicológica?