Por qué siempre elegimos a la persona equivocada en el amor

A menudo, las personas tienden a entablar relaciones que terminan mal, y que sucede una y otra vez incluso aunque esas personas sean muy distintas entre sí. ¿Qué nos dice la psicología acerca de este fenómeno tan recurrente? ¿Te ha pasado alguna vez?

Elegir a una persona equivocada como pareja es algo que, sin dudas, puede pasarnos a todos. Sin embargo, puede ocurrir que este patrón de malas elecciones se repita hasta el cansancio. Si eres de estas personas… ¡No te abrumes! Es más común de lo que crees y existen razones detrás de este comportamiento. 

Probablemente te preguntes si tú eres el problema, o realmente has tenido mucha mala suerte. Además, es probable que tus amigos ya te hayan dicho “¡Te lo dije!” en diversas ocasiones. Entonces, ¿cómo cerrar ciclos en una relación tóxica de una vez por todas? Desde Psicomentando te mostramos algunas claves.

La etapa del enamoramiento puede cegarnos

Esta etapa, también conocida como fase de la limerencia, es el período inicial de una relación romántica en el que dos personas se sienten atraídas una por la otra y experimentan intensos sentimientos de euforia, felicidad y excitación. 

Autores sumamente reconocidos como Fromm y Rosenblatt (2000) explican que durante esta fase, las personas suelen idealizar a su pareja, centrarse en sus cualidades positivas y minimizar o ignorar sus defectos. También pueden experimentar una fuerte atracción sexual y una sensación de “adicción emocional” hacia su pareja.

Esta etapa puede durar desde unas pocas semanas hasta varios meses, dependiendo de la relación y de las personas involucradas. ¿Pero se termina el amor cuando finaliza esta etapa? ¡Absolutamente no! Luego de este periodo de idealización, el amor continúa en una forma aún más madura, comprometida y responsable.

Ahora bien, a medida que la relación avanza, es probable que la euforia inicial disminuya y las personas comiencen a ver a su pareja de una manera más realista. En este punto, la relación puede evolucionar hacia una etapa más profunda y significativa o puede terminar si los problemas no se resuelven o si las diferencias resultan irreconciliables.

La idealización prematura en una relación puede ser peligrosa, ya que puede llevar a distorsiones en la percepción de la realidad, la dependencia emocional y a una falta de comprensión de la persona con la que se está en una relación. Puede llevar a una sobrevaloración de las cualidades positivas de la pareja y a la minimización o ignorancia de sus defectos o comportamientos problemáticos. 

El peligro de la idealización consiste en no reconocer o tomar en cuenta ciertas señales de alerta. En ocasiones, las personas “caen” a la realidad y se cuestionan una y otra vez a sí mismas: “estoy en una relación tóxica y no sé cómo salir”.

Por supuesto, nunca es demasiado tarde para preguntarse ¿Cómo salir de una relación tóxica? e ir en búsqueda de consejos para lograrlo y romper con el patrón que vienes sosteniendo.

¿Podemos elegir de quiénes nos enamoramos?

Esta pregunta es objeto de debate entre los psicólogos y otros expertos en las relaciones. Algunos argumentan que no podemos controlar de quiénes nos enamoramos, mientras que otros sugieren que sí podemos influir en nuestras elecciones amorosas.

En términos generales, la atracción romántica puede ser el resultado de una combinación de factores, como la personalidad, la apariencia física, los valores, la inteligencia emocional y la famosa “química” que se relaciona con las compatibilidades.

Pareja enamorada

Sin embargo, es importante tener en cuenta que la elección de pareja también puede estar influenciada por factores inconscientes, como patrones de apego y experiencias pasadas de relación. Por eso, podríamos decir que no somos tan “libres” como pensamos al momento de enamorarnos de alguien.

En última instancia, si bien no podemos controlar completamente de quiénes nos enamoramos, sí podemos trabajar en comprender nuestros patrones de elección y en tomar decisiones conscientes sobre nuestras relaciones. Al hacerlo, podemos aumentar nuestras posibilidades de tener relaciones saludables y satisfactorias. Definitivamente, esta es una de las claves para saber cómo cerrar ciclos en una relación tóxica.

Posibles razones que explican por qué elegimos mal en el amor

Enamorarse de nuevo es un suceso extraordinario y deseado en nuestras vidas. Pero ¡cuidado! Las sensaciones placenteras no deben cegarnos del dolor que podríamos llegar a sentir en un futuro. O lo que es peor: acostumbrarnos al malestar y creer que es algo “normal” en todas las parejas.

Para evitar que caigas nuevamente en un círculo vicioso y puedas aprender a superar una relación tóxica, te explicamos tres razones principales por las cuales caemos en la “trampa” una y otra vez.

Vamos en búsqueda de un “amor perfecto y para toda la vida”

La búsqueda de un “amor para toda la vida”, un “alma gemela” o una “media naranja” puede llevar a errores y decepciones en las relaciones amorosas. A menudo, esta búsqueda se basa en ideas románticas poco realistas y en la creencia de que una relación amorosa satisfactoria siempre será fácil y sin problemas.

Sin embargo, todas las relaciones requieren trabajo y compromiso por parte de ambas partes. Es importante tener en cuenta que no hay una única persona perfecta para nosotros, sino que hay muchas personas con las que podemos tener relaciones saludables y felices. Y también es clave entender que cada persona que llegue a nuestras vidas será distinta de la anterior, ni mejor ni peor.

Superar relación tóxica

Nos cuesta establecer límites saludables

Las personas que no tienen límites personales claros pueden ser más propensas a elegir parejas que los ignoren. Incluso, en algunos casos estas personas pueden ser víctimas de lo que llamamos gaslighting, un tipo de manipulación muy sutil y un abuso emocional que puede hacer que sea más difícil salir de las relaciones tóxicas. Estas víctimas pueden sentir que no tienen derecho a exigir respeto y consideración en una relación.

Incluso algunas personas llegan a considerar que se merecen ese malestar o ese maltrato. Aquí vemos como la autoestima impacta directamente en nuestras expectativas en una relación y, sobre todo, en el lugar en que nos ponemos a nosotros mismos.

Empezar a poner límites es uno de los primeros pasos para saber cómo poder salir de una relación tóxica.

“Nadie me va a querer así”

Cuando las personas se cuestionan cómo superar una ruptura amorosa tóxica, suelen tener pensamientos tales como “nadie me va a querer así”. Esta forma de pensar puede ser el resultado de la manipulación emocional y el abuso en la relación tóxica, que puede hacernos sentir inseguros e incapaces de ser amados por alguien más.

Es importante recordar que la relación tóxica no fue tu culpa y que no defines tu valor como persona. Todos merecemos amor y afecto, y hay muchas personas que están dispuestas y deseosas de ofrecer eso. Es importante trabajar en la recuperación emocional después de una relación tóxica y aprender a amarse a uno mismo antes de buscar una nueva relación.

¡Rompe con el patrón de relaciones tóxicas!

En este momento, es importante preguntarse cómo terminar una relación tóxica y romper por completo con los patrones que llevas arrastrando desde que iniciaste tus primeros vínculos. Si estás en un proceso de ruptura o estás por iniciar una nueva relación y temes estar tomando una mala decisión, te dejamos los siguientes consejos en el próximo apartado. 

¿Cómo superar una ruptura amorosa tóxica?

Tomate tu tiempo para procesar las emociones: Es normal sentir tristeza, ira, dolor o cualquier otra emoción después de una ruptura tóxica. Permítete sentir estas emociones y tómate el tiempo necesario para procesarlas. No te reprimas o trates de ignorarlas.

Corta todo contacto con tu ex pareja: Si tu relación tóxica terminó, es importante cortar todo contacto con tu ex pareja. Esto significa no hablar con ellos, no buscarlos en las redes sociales y evitar lugares donde puedas encontrarlos. Esto te ayudará a alejarte emocionalmente y a evitar recaídas.

Busca apoyo: Habla con amigos cercanos o familiares de confianza sobre lo que estás pasando. También puedes buscar un terapeuta o un grupo de apoyo para ayudarte a procesar tus emociones y a obtener perspectivas adicionales.

Recupera aquellas actividades que siempre te gustaron: Dedica tiempo a hacer cosas que te gusten y te hagan sentir bien contigo mismo. Esto puede ser cualquier cosa, desde leer un libro hasta hacer ejercicio o cocinar.

Sé amable contigo mismo: Recuerda que superar una relación tóxica lleva tiempo y es un proceso que puede ser difícil. Sé amable contigo mismo y date tiempo para sanar y recuperarte.

Respuestas a preguntas frecuentes sobre los vínculos tóxicos

¿Necesito sanar las heridas emocionales antes de comenzar una nueva relación?

Sí, es importante sanar las heridas emocionales antes de comenzar una nueva relación. Después de una ruptura tóxica, es normal sentir dolor, tristeza, enojo, confusión y otros sentimientos difíciles. 

Comenzar una nueva relación antes de sanar las heridas emocionales, puede llevar a repetir patrones tóxicos en relaciones futuras, acumulando viejos resentimientos, inseguridades y miedos de la relación anterior a la nueva relación.

¿Cómo cerrar ciclos en una relación tóxica?

Es habitual escuchar “estoy en una relación tóxica y no se como salir”, o “estoy buscando la manera para saber cómo terminar una relación tóxica”. Si deseas liberarte de una vez y para siempre, primero debes aceptar la realidad: la relación terminó y puede ser una oportunidad para seguir adelante y crear nuevos vínculos sexo-afectivos más saludables.

Y, como ya mencionamos, la regla del contacto cero puede funcionar en los casos de superar una relación tóxica. Por lo general, ya no existe lugar a segundas oportunidades y lo más sano es evitar todo tipo de situaciones que te retrotraigan a tu ex pareja.

¿Qué papel juega la autoestima en las relaciones tóxicas?

La autoestima juega un papel fundamental en las relaciones tóxicas. Una autoestima baja puede hacer que una persona se sienta menos valiosa y menos merecedora de amor y atención. Además, puede comenzar a creer que merece ser maltratada o abusada, lo que perpetúa el ciclo tóxico. 

La dependencia emocional generada puede provocar una naturalización del maltrato y un sentimiento de “conformismo” ante la realidad.

Por el contrario, una alta autoestima puede favorecer el cambio: las creencias acerca de nuestra propia capacidad para afrontar situaciones difíciles es muy importante. 

¿Es posible que una relación tóxica cambie y se convierta en saludable?

En algunos casos, es posible que una relación tóxica cambie y se convierta en saludable, pero esto no es común. Para que una relación tóxica cambie, ambas personas deben estar dispuestas a trabajar en sus problemas y cambiar los patrones tóxicos en la relación. ¡Y esto no es tan fácil como parece!

Requiere un esfuerzo significativo y a menudo es necesario recibir ayuda de un terapeuta u otro profesional. Además, cambiar una relación tóxica puede llevar tiempo y no es algo que se pueda lograr de la noche a la mañana.

Muchas personas acuden a terapia preocupadas con la idea de “como dejar de ser tóxica con tu pareja”. Los celos, resentimientos y recuerdos de relaciones pasadas puede tener gran peso en la relación actual.

Si una persona está en una relación tóxica, es importante reconocer que cambiar la relación puede no ser posible y que la separación puede ser la mejor opción para la salud y el bienestar emocional.

Importante: Este artículo es exclusivamente informativo. En Psicomentando no diagnosticamos ni recomendamos tratamientos. En caso de que necesites ayuda, consultá con un profesional.

Referencias bibliográficas

  • Beattie, M. (2009). Beyond codependency: And getting better all the time. Simon and Schuster.
  • Beattie, M. (2023). Codependent no more: How to stop controlling others and start caring for yourself. Boxtree.
  • Fromm, E., & Rosenblatt, N. (2000). El arte de amar. São Paulo: Martins Fontes.
  • Van der Kolk, B. (2014). The body keeps the score: Brain, mind, and body in the healing of trauma. New York.
Abrir chat
Hola!
¿Necesitas una consulta psicológica?