¿Qué tipo de impacto tienen las redes sociales, en nuestros vínculos interpersonales?

Como sabemos las redes sociales se han convertido en una parte integral de la vida en sociedad, transformando los modos en que nos comunicamos, interactuamos y mantenemos relaciones. Según cifras oficiales el 73% de los adultos en Estados Unidos utilizan al menos una red social, y este número continúa en aumento (Smith y Duggan ,2013). Claramente estas cifras y uso de tecnología han generado un cambio en la dinámica de nuestras relaciones, ya que la mayor parte de las interacciones sociales se llevan a cabo por medio de lo virtual. Este nuevo tipo de formas de vinculación plantea desafíos y oportunidades.

Por un lado, las redes sociales nos facilitan la conexión con personas que comparten intereses y valores similares, permitiendo la formación de nuevas relaciones y expandiendo nuestro círculo social (Ellison, Steinfield, & Lampe, 2007). Y a su vez, estas plataformas ofrecen la posibilidad estar en contacto con amig@s y familiares a larga distancia, mitigando la sensación de distancia física y fortaleciendo los lazos afectivos (Hampton, Goulet, Rainie, & Purcell, 2011).

Sin embargo, como es de conocimiento, el uso excesivo o inadecuado de las redes sociales existe, y puede tener repercusiones negativas en nuestra salud mental y en las relaciones interpersonales. Las investigaciones muestran como la sobreexposición puede fomentar una superficialidad en nuestras interacciones, promoviendo la comparación constante y generando sentimientos de envidia y ansiedad (Kross et al., 2013). Cuando hay una dependencia excesiva hacia la validación social en línea, impacta en la autoestima y la confianza de uno mismo (Vogel et al., 2014).

Entonces el impacto de las redes sociales en nuestros vínculos interpersonales es un tema complejo que implica tanto aspectos positivos y negativos. Comprender cómo estas plataformas digitales afectan nuestras relaciones es fundamental para navegar de manera saludable en el mundo virtual y cultivar conexiones significativas en nuestras vidas.

2. Definición de vínculos interpersonales

2.1. Concepto y naturaleza de los vínculos interpersonales

Los vínculos interpersonales son aquellas conexiones emocionales y sociales que establecemos con otras personas en diferentes contextos, como la familia, la amistad, el trabajo y la comunidad.  Están basados en la reciprocidad, la confianza, la comunicación y el apoyo mutuo. Representan una red de relaciones sociales que influyen en nuestra identidad, comportamiento y bienestar emocional (Berscheid y Reis, 1998).

En su naturaleza, pueden variar desde relaciones cercanas e íntimas, hasta conexiones más distantes y superficiales. Por ejemplo, las relaciones familiares de madre, padre, herman@s, prim@s, suelen ser profundas y afectivas, mientras que las interacciones con conocidos o compañer@s de trabajo pueden ser más formales y menos emocionales. Proporcionan un sentido de pertenencia, seguridad y apoyo en momentos de alegría y dificultad. Son conexiones que forman la base de nuestra vida social y contribuyen significativamente a nuestra salud psicológica y emocional (Berscheid y Reis (1998).

2.2. Importancia de los vínculos en el bienestar emocional y la salud mental

La calidad y la cantidad de nuestros vínculos interpersonales tienen un gran impacto en nuestro bienestar emocional y nuestra salud mental. Son múltiples los estudios que han demostrado como las personas, con relaciones sociales consolidadas en el tiempo y satisfactorias, tienden a experimentar niveles más altos de felicidad, satisfacción vital y resiliencia emocional (Diener y Seligman, 2002; Holt-Lunstad, Smith, y Layton, 2010).

Las relaciones sociales positivas permiten sobrellevar situaciones como estrés, ansiedad y depresión, proporcionando apoyo emocional, validación y sentido de comunidad. Además, las interacciones sociales significativas promueven la autoestima, la autoeficacia y el desarrollo personal (Baumeister y Leary, 1995; (Thoits, 2011).

Por ende, los vínculos son fundamentales para nuestra experiencia emocional y psicológica, y también desempeñan un papel fundamental en nuestra capacidad para enfrentar los problemas de la vida cotidiana y alcanzar un mayor bienestar general.

3. El papel de las redes sociales en la construcción de vínculos

3.1. ¿Las redes sociales permiten establecer nuevos vínculos?

Actualmente las redes han revolucionado la forma en que establecemos y mantenemos nuestras relaciones, ofrecen una plataforma digital que facilita la conexión con personas de todo el mundo, permite buscar, conocer y establecer vínculos con individuos que comparten intereses, valores similares (Ellison, Steinfield, & Lampe, 2007).

Un aspecto a destacar, es su capacidad para reducir las barreras impuestas geográficamente, para la formación de relaciones. Las personas pueden encontrar y conectarse con individuos que de otro modo podrían no haber conocido en su entorno habitual (Ellison et al., 2007).

Además, proporcionan un espacio virtual donde se puede interactuar de manera cómoda y gradual, lo que facilita el establecimiento de nuevos vínculos sin la presión de la interacción cara a cara. Esta facilidad para iniciar conversaciones y compartir intereses comunes fomenta un sentido de comunidad y pertenencia entre los usuarios, fortaleciendo los lazos sociales y promoviendo la formación de nuevas amistades (Lampe, Ellison, & Steinfield, 2006).

3.2.¿Cómo las redes sociales influyen en la percepción de las relaciones sociales?

Las redes sociales también desempeñan un papel significativo en la percepción y representación de nuestros vínculos sociales. A través de perfiles, publicaciones y fotos compartidas, las personas tienen la oportunidad de mostrar su vida social, sus gustos y destacar sus conexiones con otros sujetos. Esta visibilidad publica, contribuye a la construcción de nuestra identidad digital (boyd & Ellison, 2007).

La exposición selectiva, sobre nuestras relaciones puede influir, en cómo los demás nos perciben y en cómo nos percibimos a nosotr@s mismos. Por ejemplo, las publicaciones de fotos con amig@s o parejas pueden transmitir una imagen de popularidad y felicidad, mientras que la falta de interacciones sociales visibles puede generar percepciones de aislamiento o soledad (Gonzales & Hancock, 2011).

Sin embargo, es importante hablar de que la visibilidad en red, puede no estar reflejando necesariamente la calidad o la profundidad, de nuestras relaciones interpersonales. La presión social por mantener una imagen positiva en línea, puede llevarnos a una representación superficial en nuestra sociabilidad, lo que puede distorsionar la realidad y afectar la autenticidad de nuestras interacciones (Tong, Van Der Heide, Langwell, & Walther, 2008).

Por ende, los medios digitales tienen una influencia significativa en como construimos y percibimos nuestros vínculos, facilitando la conexión con los demás, dando lugar a visibilizar nuestros gustos, ideas, valores, conductas y pensamientos. Pero siempre hay que tener cuenta que se elije que mostrar y que no.

Pros y contras de las redes sociales en los vínculos

4.1. Aspectos positivos:

4.1.1. Ampliar círculo social y posibilidad de conectar con personas afines.

Las redes sociales ofrecen una plataforma digital para ampliar nuestro círculo social más allá de nuestras interacciones tradicionales. Permite conocer nuevas personas, indagar sobre temáticas de interés y así generar contactos nuevos. Por ejemplo, la capacidad de conectarnos con personas de diferentes partes del mundo que tienen intereses similares, es uno de los aspectos más significativos. También nos expone a diferentes perspectivas y culturas, promoviendo la diversidad y la comprensión intercultural (Donath & boyd, 2004; Ellison, Steinfield, & Lampe, 2007).

4.1.2. Facilidad para mantener contacto a larga distancia.

Una de las ventajas más destacadas de las redes sociales es su capacidad para mantener el contacto con amig@s y familiares que se encuentran lejos geográficamente. A través de herramientas como mensajes instantáneos, video llamadas y publicaciones compartidas, las personas pueden mantener una comunicación regular y cercana con sus seres queridos, superando las barreras de tiempo y distancia (Hampton et al., 2011).

Uso de redes sociales

4.2. Aspectos negativos:

4.2.1. Superficialidad en las interacciones y falta de profundidad emocional.

A pesar de todo lo mencionado anteriormente, como facilitar la conexión con otros individuos, a menudo se promueven interacciones superficiales en el mundo digital y carecen de la profundidad emocional que se dan en las relaciones cara a cara (Vogel et al., 2014). La comunicación a través de pantallas puede limitar la capacidad de expresar y percibir emociones de manera precisa, lo que puede llevar a ciertos malentendidos y a una sensación de desconexión emocional entre (Kross et al., 2013).

4.2.2. Comparación constante con la vida de otros.

Muchas veces se genera un entorno de comparación constante, donde se presentan representaciones idealizadas de la vida de otros individuos. Esta exposición a vidas aparentemente perfectas y sin problemas, puede generar sentimientos de envidia, inferioridad y ansiedad en quienes comparan sus propias experiencias con las de los demás (Chou & Edge, 2012).

4.2.3. Dependencia excesiva de tener validación social en línea, afectando la autoestima.

La dependencia excesiva en obtener validación social en línea, puede generar ciertos problemas ya que las publicaciones instantáneas de contenido, donde se buscan constantemente la aprobación y el reconocimiento de sus pares a través de likes, comentarios y compartidos, genera mucha ansiedad (Toma & Hancock, 2013). Esta búsqueda constate de validación puede afectar de forma negativa la autoestima y la confianza en uno mismo, especialmente cuando la atención y el apoyo no se corresponden con la percepción de valor personal (Vogel et al., 2014). También puede generar una sensación de vulnerabilidad emocional y una percepción distorsionada.

5. Baja autoestima y FOMO en redes

Como se menciono antes, uno de los aspectos negativos en las redes, puede ser tener una baja autoestima, debido a la comparación con los demás, sintiéndose inferiores o insatisfechos con sus propias vidas. También la constante validación externa a través de likes y comentarios en publicaciones, utilizando las redes sociales como una fuente de validación, genera la baja satisfacción personal volviéndose dependiente de la aprobación de los demás.

Otras de las implicancias negativas es el FOMO, como aquel miedo a perderse algo, puede surgir cuando se ven publicaciones en redes sociales sobre eventos en los que no participamos. Esto puede ocasionar ansiedad, envidia y una sensación de estar desconectado de los demás.

Qué es baja autoestima

Siempre que se den estas situaciones es importante identificarlas y buscar ayuda profesional si es necesario. Algunos consejos psicológicos para mejorar la autoestima personal pueden ser:

  1. Autocuidado digital:  ponernos límites saludables para el tiempo que usamos las redes sociales. Cronometrar o controlar los momentos del día que revisamos las cuentas, para esto se pueden usar las configuraciones de las aplicaciones.
  2. Aumentar la apreciación personal:  registrar tus logros, tus virtudes, fortalezas en vez de la comparación constante con los demás.
  3. Fomentar las relaciones sociales por fuera de lo virtual: Dedicar tiempo de calidad y no tanto de cantidad, a entablar relaciones cara a cara con personas que generan satisfacción y bienestar. Enfocarse en conexiones auténticas para contrarrestar los sentimientos de soledad o aislamiento que puedas experimentar en línea.
  4. Aprende a filtrar y gestionar la información: Reconocer que las redes son solo una parte acotada y seleccionada de la vida de las personas, ser consciente de que no todo lo que se ve, tiene que ser perfecto. Intentar no consumir contenidos que hagan mal o generen displacer.

6. Conclusiones

Es fundamental encontrar un equilibrio entre el uso de las redes sociales y el mantenimiento de vínculos saludables fuera del ámbito digital. Como sabemos las redes pueden mejorar nuestras vidas facilitando la conexión y el intercambio de información, pero es importante no depender exclusivamente de ellas, para satisfacer nuestras necesidades sociales y emocionales. Para que exista un equilibro entre nuestra vida personal y lo que mostramos en redes, es necesario buscar relaciones sanas, que no solo sean digitales y que logren ser significativas. También controlar el uso de la información que consumimos, e identificar cuando aparecen sentimientos de tristeza, ansiedad, angustia y baja autoestima.  Si alguna de estas situaciones es recurrente en el tiempo, es necesario considerar buscar ayudar profesional psicológica para trabajar ciertos aspectos personales y vinculares.

Importante: Este artículo es exclusivamente informativo. No debe utilizarse para realizar un diagnóstico ni como sustituto de un tratamiento profesional. En caso de que necesites ayuda, podés consultar con un psicólogo/a de nuestro equipo de Psicomentando.

Referencias bibliográficas

Baumeister, R. F., & Leary, M. R. (1995). The need to belong: Desire for interpersonal attachments as a fundamental human motivation. Psychological Bulletin, 117(3), 497-529.

Berscheid, E., & Reis, H. T. (1998). Attraction and close relationships. In D. T. Gilbert, S. T. Fiske, & G. Lindzey (Eds.), The handbook of social psychology (4th ed., Vol. 2, pp. 193-281). McGraw-Hill.

Boyd, d. (2008). Taken out of context: American teen sociality in networked publics. PhD thesis, University of California, Berkeley.

Boyd, d., & Ellison, N. B. (2007). Social network sites: Definition, history, and scholarship. Journal of Computer-Mediated Communication, 13(1), 210-230.

Chou, H. G., & Edge, N. (2012). “They are happier and having better lives than I am”: The impact of using Facebook on perceptions of others’ lives. Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking, 15(2), 117-121.

Diener, E., & Seligman, M. E. (2002). Very happy people. Psychological Science, 13(1), 81-84.

Donath, J., & boyd, d. (2004). Public displays of connection. BT Technology Journal, 22(4), 71-82.

Ellison, N. B., Steinfield, C., & Lampe, C. (2007). The benefits of Facebook “friends:” Social capital and college students’ use of online social network sites. Journal of Computer-Mediated Communication, 12(4), 1143-1168.

Gonzales, A. L., & Hancock, J. T. (2011). Mirror, mirror on my Facebook wall: Effects of exposure to Facebook on self-esteem. Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking, 14(1-2), 79-83.

Hampton, K. N., Goulet, L. S., Rainie, L., & Purcell, K. (2011). Social networking sites and our lives. Pew Research Center.

Holt-Lunstad, J., Smith, T. B., & Layton, J. B. (2010). Social relationships and mortality risk: A meta-analytic review. PLoS Medicine, 7(7), e1000316.

Kross, E., Verduyn, P., Demiralp, E., Park, J., Lee, D. S., Lin, N., … & Ybarra, O. (2013). Facebook use predicts declines in subjective well-being in young adults. PLoS One, 8(8), e69841.

Lampe, C., Ellison, N., & Steinfield, C. (2006). A face(book) in the crowd: Social searching vs. social browsing. Proceedings of the 20th Anniversary Conference on Computer Supported Cooperative Work, 167-170.

Shirky, C. (2011). The political power of social media: Technology, the public sphere, and political change. Foreign Affairs, 90(1), 28-41.

Smith, A., & Duggan, M. (2013). Online dating & relationships. Pew Research Center.

Thoits, P. A. (2011). Mechanisms linking social ties and support to physical and mental health. Journal of Health and Social Behavior, 52(2), 145-161.

Toma, C. L., & Hancock, J. T. (2013). Self-affirmation underlies Facebook use. Personality and Social Psychology Bulletin, 39(3), 321-331.

Tong, S. T., Van Der Heide, B., Langwell, L., & Walther, J. B. (2008). Too much of a good thing? The relationship between number of friends and interpersonal impressions on Facebook. Journal of Computer-Mediated Communication, 13(3), 531-549.

Vogel, E. A., Rose, J. P., Roberts, L. R., & Eckles, K. (2014). Social comparison, social media, and self-esteem. Psychology of Popular Media Culture, 3(4), 206-222.

Abrir chat
Hola!
¿Necesitas una consulta psicológica?