Gaslighting: qué es, cómo detectarlo y cómo escapar de él

El mundo está hablando del Gaslighting. En los últimos años, se ha convertido en un término tan popular que incluso ha sido elegida la palabra del año en diversas ocasiones. De hecho, el reconocido diccionario estadounidense Merriam-Webster la catalogó como la palabra del año 2022.

Es probable que alguna vez hayas escuchado algo sobre este fenómeno. Incluso es posible que hayas sido víctima y estés sufriendo sus consecuencias, aunque aún no lo puedas poner en palabras. Entonces, ¿de qué se trata exactamente? De eso hablaremos hoy.

Queremos explicarte qué es gaslighting en psicología, de dónde proviene, cómo detectar el gaslighting y cómo salir de ese trágico círculo vicioso.

¿Gaslighting qué es?

El gaslighting es definido como un patrón de abuso psicológico que se sostiene en el tiempo. Implica la existencia de un gaslighter (o victimario) y de una o varias víctimas.

El gaslighter manipula a la víctima poco a poco, con el objetivo de hacer que crea algún engaño, y va generando una situación de confusión, desconcierto y baja autoestima. La víctima del gaslighting duda acerca de su propia percepción, su memoria, su inteligencia y hasta su forma de ser (Abramson, 2014; Spear, 2019).

Fenómeno gaslight: rastreando sus orígenes

Para entender qué significa gaslighting como término en sí mismo, debemos retroceder unas cuantas décadas atrás. Spear (2019) realiza un interesante análisis de algunos ejemplos centrales del gaslighting y uno de ellos se remonta al origen del término.

Esta denominación proviene de una famosa película estadounidense del año 1944 cuyo título fue “Gaslight”. En esta película se muestra perfectamente un caso de manipulación psicológica dentro de una relación de pareja.

Más específicamente, la película Gaslight trata sobre un hombre que engaña a su esposa para poder robarle sus joyas y pertenencias. ¿Cómo lo logra? A través del abuso psicológico y la manipulación: el marido iba convenciendo a su esposa de que ella se estaba volviendo loca, que tenía pérdida de memoria y realizaba acusaciones sin sentido.

El título tiene relación con las lámparas de gas, cuando el hombre las utiliza para ir atenuando su intensidad y haciéndole creer a su esposa que estaba alterada su percepción.

La protagonista comienza a dudar de su salud mental, y se encuentra bajo un estado de angustia y confusión total, que es perpetuado por el marido hasta que finalmente es descubierto por un investigador.

Aunque se trate de una historia ficticia, refleja perfectamente lo que pasa en la realidad de muchas relaciones. Ahora que sabes su etimología, veamos qué es el gaslighting en psicología hoy en día.

Gaslighting: abuso emocional y manipulación

Los psicólogos vienen estudiando este fenómeno hace varios años, y aseguran que el gaslighting puede ser una técnica utilizada de forma consciente o inconsciente en muchas relaciones, amistades, familias o incluso en el ámbito laboral.

Autores como Abramson (2014) y Stern (2018) aclaran que cuando hablamos de gaslighting, estamos hablando directamente de abuso emocional que se perpetúa una y otra vez, generando enormes efectos psicológicos negativos.

A largo plazo, puede anularse casi por completo la capacidad de tomar decisiones de la víctima. La misma, dudará de su propia percepción y hasta de su inteligencia, llegando a creer que se está volviendo loca o que es una “mala persona”.

Las consecuencias más visibles del fenómeno gaslight son la baja autoestima, el aislamiento social, el desarrollo de síntomas de depresión y ansiedad, entre otros.

El victimario, por su parte, puede llegar a victimizarse innumerables veces cuando se le intenta detener su manipulación o se lo acusa de alguna manera.

¿Cómo detectar el gaslighting?

Es difícil identificar y salir de esta clase de manipulación, pero no imposible. Veamos algunos indicadores y señales muy importantes para saber cómo detectar el gaslighting:

  • El abusador te acusa de que estás exagerando y te hace sentir culpable.
  • El abusador adopta el papel de víctima ante tu enojo o tu acusación justificada.
  • Siempre encuentras una excusa ante el mal comportamiento de tu abusador.
  • Te preguntas constantemente si tu conducta hará enojar a tu abusador.
  • Te acusa de que eres demasiado sensible.
  • Dudas de tu propia memoria y de tu cordura.
  • Pasas mucho tiempo disculpándote por tus supuestas “malas” acciones.
  • Llegas a creer que no haces nada bien.
  • Tienes dificultades para tomar decisiones simples y sientes que debes incluir en ellas a tu abusador.

Estas son simplemente algunas de las señales más evidentes. Por supuesto, si quieres saber cómo superar el gaslighting, necesariamente debemos ir más allá y ver la situación en contexto.

En base a la lectura de los estudios de Spear (2019), Stern (2018) y Sweet (2019), podemos mencionar algunas situaciones donde el gaslighting puede ser utilizado para engañar personas.

Gaslighting en una relación

Cuando se habla de gaslighting, el ejemplo más común es el que sucede en las parejas. Este tipo de relaciones suelen ser co-dependientes, pero es importante dejar en claro que cuando hablamos de este tipo de engaño siempre existe un victimario y una víctima. Hay alguien que está ejerciendo un poder.

El abusador (o abusadora) puede llegar a reducir a la otra persona a un objeto, a través de la descalificación, las acusaciones, y comentarios típicos en situaciones donde la víctima menciona que se siente maltratada.

El gaslighting en una relación puede identificarse cuando una persona dice “me hizo daño lo que hiciste, no estuviste bien” o también “creo que te equivocaste, deberías pedir perdón”. El abusador entonces puede contraatacar con frases como “estás exagerando”, “fue sólo un chiste, eres una sensible”, “estás loca, yo no dije eso”, “no fue para tanto”, “tu acusación me daña a mí y me haces sentir un maltratador”.

Gaslighting en la familia

El gaslighting familiar puede aparecer de muchas formas. Lamentablemente, son situaciones muy comunes y los psicólogos están cada vez más preocupados por este tipo de funcionamiento familiar.

Existen muchos ejemplos donde los padres ejercen gaslighting sobre sus hijos. Puede ocurrir en situaciones como:

  • El famoso “doble vínculo” donde se envían mensajes contradictorios a los hijos. Este tipo de gaslighting en la familia puede verse en ocasiones donde el hijo se siente amado y rechazado al mismo tiempo, donde no existen “buenas conductas” porque siempre lleva a un castigo.
  • Las familias inestables y de conductas impredecibles. Algunos hijos lidian con la inestabilidad emocional de sus padres, y jamás tienen la certeza del bienestar y la tranquilidad.
  • Las familias “perfectas” que no dejan lugar a errores, reproches, emociones negativas o cuestionamientos.

En cada uno de estos funcionamientos, el gaslighting familiar impacta en la personalidad de los hijos, su sensación de culpabilidad constante y el sentimiento de no saber si son lo suficientemente “buenos hijos”.

Gaslighting en el trabajo

El gaslighting en el trabajo puede observarse en las relaciones de superioridad o también entre compañeros de la misma jerarquía.

Algunos empleadores se desligan de la culpa y le hacen sentir a sus empleados que exageran, que deberían estar agradecidos, que su opinión no es lo suficientemente válida.

Existen situaciones donde los compañeros también usan esta técnica para evadir errores o tomar el crédito por una tarea que no hicieron.

En estos casos de gaslighting en el trabajo, el empleado puede sentir que su criterio no vale, que malinterpreta la situación o que no merece siquiera quejarse por su malestar.

Escapar del engaño: ¿Cómo superar el gaslighting?

Ahora que sabes cómo detectar el gaslighting, definitivamente estás mejor preparado para saber cómo salir de él. A continuación, te mostramos qué puedes hacer si conoces un gaslighter o eres víctima de él.

  • No permitas que el abusador te separe de tus amigos o familiares. Si esto ya sucedió, intenta recuperar la comunicación. Es muy probable que ellos estén esperando que vuelvas a hablarles.
  • Busca la opinión de terceros. Siempre es recomendable pedir una opinión ajena, que pueda validar tus sentimientos y darte la razón que tu abusador intenta quitarte.
  • No intentes hacer que el gaslighter “entre en razón”. Discutir con un manipulador de este nivel no surte efectos, ya que la mayoría de las veces intentará dar vuelta tu discurso y volverlo en tu contra.
  • Concéntrate en las acciones más que en las palabras. En el amor, siempre vale más lo que se hace y se demuestra, que lo que se dice.
  • Libérate de la culpa por haber sido engañado/a. Cuando existe una situación de abuso emocional, la culpa jamás será de la víctima.
  • Confía en ti nuevamente, poco a poco. Recupera tus antiguas actividades y hobbies, encuentra de nuevo aquello en lo que sabes que eres bueno.

En cualquier ocasión, siempre es recomendable acudir a una consulta psicológica. No es sencillo saber cómo superar el gaslighting en una relación, familia o trabajo. Puede ocurrir que toda tu vida haya cambiado. Sin embargo, comenzar a darse cuenta de estos engaños es el paso más importante.

Importante: Este artículo es exclusivamente informativo. En Psicomentando no diagnosticamos ni recomendamos tratamientos. En caso de que necesites ayuda, consultá con un profesional.

Referencias bibliográficas

  • Abramson, K. (2014). Turning up the lights on gaslighting. Philosophical perspectives, 28, 1-30.
  • Spear, A. D. (2019). Epistemic dimensions of gaslighting: peer-disagreement, self-trust, and epistemic injustice. Inquiry, 1-24.
  • Stern, R. (2018). The gaslight effect: How to spot and survive the hidden manipulation others use to control your life.
  • Sweet, P. L. (2019). The sociology of gaslighting. American Sociological Review, 84(5), 851-875.
Abrir chat
Hola!
¿Necesitas una consulta psicológica?