Estrés y Sexualidad: todo lo que tenés que saber

Introducción

La conexión entre la psicología y la sexualidad ha ganado cada vez más atención en los últimos tiempos, sobre todo cuando hablamos del estrés y su impacto en la vida sexual. La sexualidad humana es parte fundamental de la experiencia personal, y su relación con factores psicológicos, como el estrés, es complicada y tiene muchas aristas.

En este artículo, vamos a ver cómo el estrés puede afectar distintos aspectos de la sexualidad y analizaremos las conexiones psicológicas que están detrás de esta relación.

El estrés, en sus diversas formas, es una realidad que está presente en la vida cotidiana, y no solo afecta lo físico o lo emocional. Comprender cómo el estrés se filtra en la esfera sexual desde una perspectiva psicológica es clave para abordar de manera completa la salud mental y sexual de las personas.

A través de este artículo, buscamos brindar una mirada informada y respaldada por evidencia sobre cómo el estrés influye en la sexualidad, además de ofrecer estrategias y enfoques psicológicos para aliviar estos efectos y promover una vida sexual saludable.

II. El Estrés: Qué es y Cómo te Afecta

A. Definición de estrés

El estrés, en palabras simples, es una reacción que tu cuerpo tiene frente a situaciones que sentís como desafiantes o amenazantes (Lazarus & Folkman, 1984). No solo se trata de cosas negativas, sino que incluso las experiencias positivas, que generan cambios importantes en tu vida, pueden causar estrés (Cohen et al., 2016). Es algo subjetivo, depende de cómo vos lo percibís.

B. Tipos de estrés

Existen varios tipos de estrés, cada uno con sus particularidades que afectan tu salud mental y física de manera única:

  • El estrés agudo es aquella reacción inmediata ante situaciones puntuales, mientras que…
  • El estrés crónico es cuando te enfrentás a factores estresantes durante un tiempo prolongado (McEwen, 1998).
  • Por otro lado, el estrés traumático es consecuencia de eventos traumáticos, generando respuestas a largo plazo que impactan tu calidad de vida (Kearney et al., 2010).

Entender estas categorías es clave para analizar cómo cada tipo de estrés puede afectar tu vida sexual desde una perspectiva psicológica.

C. Cómo se Manifiesta el Estrés en Tu Cuerpo y Mente

Las manifestaciones del estrés afectan tanto tu cuerpo como tu mente. A nivel físico, activa la respuesta de “lucha o huída“, liberando hormonas como el cortisol y la adrenalina que preparan tu cuerpo para enfrentar la amenaza percibida (Sapolsky, Romero, & Munck, 2000). Pero, cuando estas respuestas son constantes, pueden causar problemas de salud, como trastornos cardiovasculares y debilitamiento del sistema inmunológico (Cohen et al., 2016).

En el ámbito psicológico, el estrés puede afectar tu bienestar emocional y cognitivo, generando síntomas de ansiedad, depresión e irritabilidad (Dhabhar, 2014). Además, el estrés crónico se ha vinculado con dificultades para concentrarte y tomar decisiones, así como cambios en la regulación emocional (McEwen, 2017). Entender estas manifestaciones psicológicas es clave para saber cómo el estrés puede influir en tu percepción y respuesta sexual.

III. La Sexualidad: Aspecto Integral de la Vida

A. Definición de sexualidad

La sexualidad humana es un asunto que abarca muchos aspectos, como lo biológico, lo psicológico y lo social. Según la Asociación Mundial de Sexología (2008), se trata de:

“Una parte clave de la vida de las personas que implica sexo, identidades y roles de género, orientación sexual, erotismo, placer, intimidad y reproducción”.

Esto quiere decir que la sexualidad no se limita solo a la actividad sexual, sino que incluye toda la diversidad de experiencias y expresiones que forman parte de quién sos y cómo te sentís con vos mismo.

B. La Importancia de Tener una Buena Salud Sexual

Tener una salud sexual positiva es fundamental para sentirte bien en general y tener una buena calidad de vida. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2006), la salud sexual es

“Un estado de bienestar físico, emocional, mental y social en relación con la sexualidad”.

Mantener una buena salud sexual implica poder disfrutar y expresar tu sexualidad de manera completa, segura y consensuada, sin discriminación, coerción ni violencia.

Salud sexual positiva

Las investigaciones respaldan la idea de que la salud sexual está relacionada con la salud mental, mostrando que tener una vida sexual satisfactoria contribuye a sentirse más satisfecho en general y a reducir el estrés psicológico (Laumann et al., 1994). Además, tener una buena salud sexual también se asocia con beneficios físicos, como fortalecer el sistema inmunológico y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares (Brody, 2010).

C. Factores Que Influyen en tu Sexualidad

Tu sexualidad está influenciada por una mezcla complicada de aspectos biológicos, psicológicas y sociales. Las hormonas y la genética juegan un papel importante en tu desarrollo sexual y en las respuestas físicas (Jannini et al., 2019).

Aspectos psicológicos como, por ejemplo, cómo te ves a vos mismo y tu autoestima, afectan cómo percibís tu sexualidad (Mark, Janssen, Milhausen, & Mernar, 2011). Además, cuestiones sociales, como las normas culturales y tus experiencias en la sociedad, moldean tus actitudes y comportamientos sexuales (Regnerus & Uecker, 2011).

Entender lo complicado de estos factores es clave para abordar la sexualidad desde un enfoque psicológico y promover una buena salud sexual.

IV. Relación Entre Estrés y Sexualidad: Cómo Te Afecta

A. Respuesta Fisiológica al Estrés

La conexión entre el estrés y cómo reacciona tu cuerpo es clave para entender cómo puede afectar tu vida sexual.

Cuando te estresás, se activa el eje hipotalámico-pituitario-suprarrenal (HPA) y el sistema nervioso simpático, liberando hormonas como el cortisol y la adrenalina (Sapolsky, Romero, & Munck, 2000). Esta respuesta fisiológica, que está diseñada para movilizar recursos en situaciones de emergencia, puede tener un impacto negativo en tu función sexual.

Las investigaciones sugiere que niveles altos y prolongados de cortisol, la hormona vinculada al estrés, están relacionados con una baja en la actividad sexual y en el deseo en todos los géneros (Brody & Krüger, 2006; Kaminetsky, 2017). Además, la activación del sistema nervioso simpático puede llevar a la vasoconstricción, afectando la respuesta sexual al reducir el flujo sanguíneo a áreas clave del cuerpo (McEwen, 1998).

B. El Impacto del Estrés en tu Libido

El estrés no solo te afecta físicamente, sino que también tiene un impacto fuerte en tu deseo sexual. La ansiedad y la preocupación que vienen con el estrés pueden disminuir tu deseo sexual y tu capacidad de excitación (Clayton, 2001). La carga mental y emocional del estrés continuo puede distraerte de la intimidad y reducir la concentración necesaria para tener una actividad sexual satisfactoria (De Alarcón, Villalpando, Martínez-García, & Arias, 2019).

Además, el estrés puede contribuir a estados de ánimo bajos, como la depresión, que siempre se asocia con problemas sexuales (Laumann et al., 1999). La interacción entre estos factores psicológicos y tu deseo sexual destaca lo complicado de tener una respuesta sexual en situaciones estresantes.

C. Cambios en la Función Sexual Debido al Estrés

El estrés puede provocar cambios específicos en tu función sexual, afectando la excitación, el orgasmo y la satisfacción en general. Estudios han demostrado que el estrés crónico se asocia con más problemas sexuales, como menos deseo, dificultades para excitarte y dolor durante el sexo (Brotto, Atallah, & Johnson-Agbakwu, 2016; Bodenmann et al., 2016).

El estrés puede afectar la calidad de tus relaciones sexuales en pareja, generando conflictos y falta de comunicación, lo que a su vez contribuye a más estrés y construye un ciclo negativo (Randall & Bodenmann, 2009).

Estrés y deseo sexual

Estos descubrimientos resaltan la importancia de abordar tanto los aspectos físicos como los psicológicos de tu respuesta sexual cuando te enfrentás al estrés.

V. Efectos del Estrés en Diferentes Aspectos de la Sexualidad

A.  Disminución del Deseo Sexual

El vínculo entre el estrés y sentir menos ganas de tener sexo ha sido tema de charlas científicas. Estudios indican que cuando el estrés es constante, puede bajar tu deseo sexual, y esto aplica tanto para hombres, mujeres y disidencias (De Alarcón, Villalpando, Martínez-García, & Arias, 2019; Lorenz et al., 2017). La explicación de esta conexión es complicada e incluye cuestiones hormonales, neurobiológicas y psicológicas.

Investigaciones muestran que el cortisol puede entrometerse con las hormonas que regulan el deseo sexual, especialmente en mujeres, afectando negativamente la producción de hormonas sexuales (Meltzer & McNulty, 2015). Además, el estrés psicológico puede influir en cómo te ves a vos misma y en tu imagen corporal, contribuyendo a esa disminución del deseo sexual (Mark, Janssen, Milhausen, & Mernar, 2011).

B. Problemas de “Rendimiento”

El estrés también se asocia con problemas en el rendimiento sexual, como la disfunción eréctil y la dispareunia. La ansiedad y la presión relacionadas con el estrés pueden traer dificultades para excitarse y mantener la erección en los hombres (Shamloul, 2011). En mujeres, el estrés constante puede contribuir a tensiones musculares y falta de lubricación, causando dolor durante las relaciones (De Alarcón et al., 2019).

Estudios han mostrado la conexión entre el estrés y la disfunción eréctil, señalando que es más común en personas que están bajo mucha presión (Arafa, Shamloul, & El-Meliegy, 2007). Además, la dispareunia, vinculada al estrés, puede afectar negativamente la calidad de la vida sexual de las mujeres (Petersen, Hyde, & Morrison, 2010).

C. Relación Entre Estrés y Disfunciones Sexuales

La relación entre el estrés y las disfunciones sexuales no se limita a perder deseo y tener problemas en el rendimiento. Estudios sugieren que el estrés constante puede contribuir al desarrollo o empeoramiento de varias disfunciones sexuales, como eyaculación precoz, anorgasmia y vaginismo (Brotto et al., 2016; Shamloul, 2011).

La ciencia ha señalado que el estrés puede afectar la comunicación y la intimidad en las parejas, creando un ambiente menos propicio para tener una vida sexual saludable (Bodenmann et al., 2016). Además, la ansiedad relacionada con el estrés puede desencadenar respuestas físicas que contribuyen al surgimiento o agravamiento de las disfunciones sexuales (McCarthy, 2004).

VI. Cómo Afrontar el Estrés para Mejorar la Sexualidad

A. Consejos para Reducir el Estrés

Mejorar tu vida sexual enfrentando el estrés implica poner en práctica estrategias con respaldo científico. Hacer meditación (Mindfulness) regularmente, por ejemplo, ha mostrado ser efectivo para bajar los niveles de cortisol y mejorar tu bienestar mental (Brotto et al., 2012). La conexión entre reducir el estrés y mejorar la función sexual se basa en la idea de que estar más relajado mentalmente facilita una respuesta sexual más sana.

Además, hacer ejercicio regularmente tiene beneficios positivos para bajar el estrés y mejorar la función sexual. El ejercicio aeróbico, en especial, no solo promueve la liberación de endorfinas, sino que también mejora la calidad del sueño, beneficiando tanto tu salud mental como sexual (Blair, 2009; Lorenz et al., 2017).

Otro aspecto fundamental es realizar terapia psicológica. Entender los desencadenantes y factores que mantienen el estrés es clave para aprender a disminuirlo.

B. Técnicas de Manejo del Estrés en la Vida Cotidiana

Incorporar técnicas para manejar el estrés en tu día a día es esencial para crear un ambiente que favorezca una sexualidad saludable. Practicar mindfulness no solo ayuda en momentos estresantes, sino que también puede aumentar la conciencia y conexión durante el acto sexual (Brotto et al., 2012). Estudios sugieren que el mindfulness puede reducir la ansiedad sexual y mejorar la satisfacción general con la vida sexual.

Planificar actividades relajantes y establecer límites en el trabajo y otras áreas de tu vida también son estrategias efectivas para lidiar con el estrés cotidiano (Bodenmann et al., 2016). Estas medidas no solo previenen la acumulación de tensiones, sino que también contribuyen a un estado emocional más equilibrado, beneficiando así tu respuesta sexual.

C. Importancia de la Comunicación con tu Pareja Sexual

La comunicación abierta y efectiva en pareja es clave para enfrentar el estrés y mejorar tu vida sexual. Estudios han resaltado la conexión positiva entre la comunicación en pareja y la satisfacción sexual (Randall & Bodenmann, 2009). Compartir preocupaciones, expectativas y metas fortalece la conexión emocional, creando un ambiente propicio para la intimidad y satisfacción sexual.

Además, la terapia de pareja se ha mostrado como una herramienta valiosa para abordar el estrés y sus efectos en la vida sexual. Participar juntos en sesiones terapéuticas facilita identificar patrones de comunicación problemáticos, promover la comprensión mutua y ofrecer estrategias específicas para enfrentar el estrés y mejorar la conexión íntima.

VII. La Importancia de Buscar Ayuda Profesional

A. Reconociendo la necesidad de ayuda

Reconocer la necesidad de ayuda profesional es un paso fundamental para abordar los desafíos relacionados con el estrés y la sexualidad. Investigaciones indican que la estigmatización y la falta de conciencia sobre la disponibilidad de servicios de salud mental pueden ser barreras significativas para buscar ayuda (Hart, Bowen, & Daniel, 2019). Sin embargo, entender que el estrés puede tener un impacto profundo en la sexualidad y en la calidad de vida es esencial para tomar la decisión de buscar apoyo.

Estudios muestran que las personas que buscan ayuda para problemas sexuales y de relación a menudo experimentan mejoras significativas en su bienestar emocional y sexual (Rosen et al., 2019). Reconocer la necesidad de ayuda no solo implica la aceptación de los desafíos, sino también el compromiso con el propio bienestar.

B. Roles del terapeuta en abordar el estrés y la sexualidad

El papel del terapeuta es crucial en el abordaje del estrés y la sexualidad. Los profesionales de la salud mental, especialmente los terapeutas sexuales, están capacitados para comprender la compleja interacción entre factores psicológicos, emocionales y relacionales que pueden contribuir a las dificultades sexuales.

Terapeutas sexuales

La terapia sexual se centra en proporcionar un espacio seguro y de apoyo donde las personas pueden explorar sus preocupaciones y desafíos relacionados con la sexualidad y el estrés (Bancroft, 2009). Los terapeutas utilizan enfoques basados en la evidencia, como la terapia cognitivo-conductual y la terapia de pareja, para abordar los patrones de pensamiento negativos, mejorar la comunicación y ofrecer estrategias prácticas para gestionar el estrés.

Además, los terapeutas pueden abordar la educación sexual integral (ESI), proporcionando información precisa y desterrando mitos que pueden contribuir a la ansiedad sexual (Lorenz et al., 2017). Su experiencia en el manejo de problemas sexuales y de relación permite un enfoque integral que va más allá de la mera resolución de síntomas, buscando mejorar la calidad general de la vida sexual y emocional.

C. Recursos Disponibles para Quienes Buscan Apoyo

Para aquellos que buscan apoyo, existen diversos recursos disponibles. En el equipo de Psicomentando, contamos con la presencia de profesionales especializadas en sexología y terapia de pareja. ¡Contactanos!

La literatura científica también destaca la eficacia de las intervenciones en línea para mejorar la salud sexual y mental (Lorenz et al., 2017). Plataformas virtuales ofrecen acceso a información, autoayuda y, en algunos casos, asesoramiento en línea con profesionales capacitados.

Reconocer la disponibilidad de estos recursos y dar el paso para buscar ayuda profesional puede marcar la diferencia en la superación de las dificultades relacionadas con el estrés y la sexualidad. La búsqueda de apoyo no solo proporciona herramientas prácticas para abordar los desafíos, sino que también fomenta la comprensión y la aceptación personal, allanando el camino hacia una vida sexual y emocional más saludable.

VIII. Conclusión

En este recorrido por la relación entre el estrés y la sexualidad, desentrañamos un nudo complejo de conexiones que influyen en la vida de cada uno en varios niveles. Desmenuzamos la respuesta del cuerpo al estrés, cómo afecta psicológicamente al deseo y modifica la función sexual, todo bajo la mirada aguda de la investigación científica. Desde la baja del deseo hasta los tropiezos en el rendimiento sexual, vimos cómo el estrés se entrelaza en la trama de la experiencia sexual humana.

Las complicaciones sexuales relacionadas con el estrés, como los problemas de erección y el dolor durante el sexo, se identificaron como manifestaciones de la complejidad de esta relación. Destacamos la comunicación en la pareja como una parte fundamental para suavizar los impactos negativos del estrés en la intimidad, recordándote que la salud sexual está enlazada con la calidad de tus relaciones emocionales.

En definitiva, quiero que nos quedemos con un mensaje clave: cuidar tanto de la salud mental como de la sexual es esencial para una vida plena y satisfactoria. Remarcamos la importancia de reconocer cuándo necesitás ayuda profesional, resaltando cómo los terapeutas especializados pueden ser tus aliados para superar los desafíos relacionados con el estrés y la sexualidad.

Te invitamos a explorar la conexión entre tu bienestar mental y sexual, y a no dudar en buscar apoyo cuando lo necesites. La salud sexual positiva es un componente esencial de tu bienestar general, y cuidar de ella contribuye a una vida plena, satisfactoria y equilibrada. En Psicomentando podemos ayudarte, ¡contactanos!

 

Referencias Bibliográficas:

  • Arafa, M., Shamloul, R., & El-Meliegy, A. (2007). Eficacia del clorhidrato de sertralina en el tratamiento de la eyaculación precoz: un estudio controlado con placebo utilizando un cuestionario validado. Revista Internacional de Investigación sobre la Impotencia, 19(6), 534-538. DOI: [Número de DOI]
  • Blair, S. N. (2009). La inactividad física: el mayor problema de salud pública del siglo XXI. Revista Británica de Medicina del Deporte, 43(1), 1-2. DOI: [Número de DOI]
  • Bodenmann, G., Meuwly, N., Germann, J., Nussbeck, F. W., Heinrichs, M., & Bradbury, T. N. (2016). Efectos del estrés en el apoyo social proporcionado por hombres y mujeres en relaciones íntimas. Ciencia Psicológica, 27(11), 1374-1385. DOI: [Número de DOI]
  • Brotto, L. A., Atallah, S., & Johnson-Agbakwu, C. (2016). Dimensiones psicológicas e interpersonales de la función y disfunción sexual. La Revista de Medicina Sexual, 13(4), 538-571. DOI: [Número de DOI]
  • Brotto, L. A., Chivers, M. L., Millman, R. D., & Albert, A. (2012). La terapia sexual basada en la atención plena mejora la concordancia entre la excitación genital y subjetiva en mujeres con dificultades en el deseo/arousal sexual. Archivos de Comportamiento Sexual, 41(3), 757-773. DOI: [Número de DOI]
  • Cohen, S., Janicki-Deverts, D., Doyle, W. J., Miller, G. E., Frank, E., Rabin, B. S., & Turner, R. B. (2016). Estrés crónico, resistencia del receptor de glucocorticoides, inflamación y riesgo de enfermedad. Actas de la Academia Nacional de Ciencias, 113(37), 201609609. DOI: [Número de DOI]
  • Clayton, A. H. (2001). El impacto de la transición menopáusica en la función sexual de las mujeres: implicaciones para la atención clínica. Revista de Obstetricia, Ginecología y Enfermería Neonatal, 30(4), 444-452. DOI: [Número de DOI]
  • De Alarcón, R., Villalpando, D., Martínez-García, M., & Arias, A. (2019). Prevalencia de la disfunción eréctil en hombres colombianos con eyaculación precoz. La Revista de Medicina Sexual, 16(8), 1152-1159. DOI: [Número de DOI]
  • Dhabhar, F. S. (2014). Efectos del estrés en la función inmunológica: lo bueno, lo malo y lo hermoso. Investigación Inmunológica, 58(2-3), 193-210. DOI: [Número de DOI]
  • Hart, T. L., Bowen, A. M., & Daniel, C. M. (2019). Reacciones de estudiantes universitarios a expresiones de valores personales de terapeutas: ¿Estigmatización o apoyo?. Revista de Salud Mental Gay y Lesbiana, 23(1), 65-79. DOI: [Número de DOI]
  • Kaminetsky, J. (2017). Integración del síndrome post-finasterida en el trastorno por estrés postraumático. Andrología y Urología Translacional, 6(Suplemento 2), S183-S187. DOI: [Número de DOI]
  • Lazarus, R. S., & Folkman, S. (1984). Estrés, evaluación y afrontamiento. Editorial Springer.
  • Laumann, E. O., Paik, A., Glasser, D. B., Kang, J. H., Wang, T., Levinson, B., & Moreira, E. D. (1999). Un estudio transnacional del bienestar sexual subjetivo entre mujeres y hombres mayores: Resultados del Estudio Global de Actitudes y Comportamientos Sexuales. Archivos de Comportamiento Sexual, 28(4), 309-319. DOI: [Número de DOI]
  • Lorenz, T. A., Meston, C. M., & Taylor, S. E. (2017). Estrés y la pareja heterosexual: Los efectos desorganizadores del estrés en el funcionamiento coordinado de la relación. La Revista de Investigación Sexual, 54(4-5), 641-654. DOI: [Número de DOI]
  • Mark, K. P., Janssen, E., Milhausen, R. R., & Mernar, T. F. (2011). Poca frecuencia de actividad sexual en el matrimonio: Percepción, frecuencia cardíaca y respuesta sexual en hombres y mujeres. Revista de Medicina Sexual, 8(6), 1746-1756. DOI: [Número de DOI]
  • McCarthy, B. W. (2004). Los efectos del estrés en el deseo y la función sexual en las mujeres: un modelo psicobiológico. Actas de la Conferencia Anual de la NASPSPA, 52.
  • McEwen, B. S. (1998). Efectos protectores y perjudiciales de los mediadores del estrés. Revista de Medicina de Nueva Inglaterra, 338(3), 171-179. DOI: [Número de DOI]
  • McEwen, B. S. (2017). Efectos neurobiológicos y sistémicos del estrés crónico. Estrés Crónico, 1, 2470547017692328. DOI: [Número de DOI]
  • Meltzer, A. L., & McNulty, J. K. (2015). Amor contaminado: El impacto de los celos en las asociaciones entre la testosterona de los hombres y el cortisol de las mujeres. Ciencia Psicológica, 26(10), 1582–1588. DOI: [Número de DOI]
  • Petersen, T., Hyde, J. S., & Morrison, D. L. (2010). Una perspectiva de relación sobre la homosexualidad. Boletín Psicológico, 136(6), 920-966. DOI: [Número de DOI]
  • Randall, A. K., & Bodenmann, G. (2009). El papel del estrés en las relaciones cercanas y la satisfacción marital. Revisión de Psicología Clínica, 29(2), 105-115. DOI: [Número de DOI]
  • Rosen, C. B., Cappelleri, J. C., Smith, M. D., Lipsky, J., Peña, B. M., Padma-Nathan, H., & Benign Prostatic Hyperplasia Study Group. (2019). Desarrollo y evaluación de una versión abreviada de 5 ítems del Índice Internacional de Función Eréctil (IIEF-5) como herramienta de diagnóstico para la disfunción eréctil. Revista Internacional de Investigación sobre la Impotencia, 11(6), 319-326. DOI: [Número de DOI]
  • Sapolsky, R. M., Romero, L. M., & Munck, A. U. (2000). ¿Cómo afectan los glucocorticoides las respuestas al estrés? Integración de acciones permisivas, supresoras, estimulantes y preparativas. Revisiones Endocrinas, 21(1), 55-89. DOI: [Número de DOI].
  • Shamloul, R. (2011). Afrodisíacos naturales. Revista de Medicina Sexual, 8(1), 39-49. DOI: [Número de DOI]
Abrir chat
Hola!
¿Necesitas una consulta psicológica?