Abordaje Cognitivo del Trastorno Obsesivo-Compulsivo

En este artículo de Psicomentando, nos vamos a meter de lleno en el tema del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), una patología muy importante en la práctica clínica de hoy en día. Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5; Asociación Psiquiátrica Americana, 2013), el TOC se considera un trastorno de ansiedad que realmente afecta la calidad de vida de quienes lo padecen.

El TOC se destaca por tener obsesiones que son persistentes y se cuelan en la mente, acompañadas de comportamientos compulsivos que buscan aliviar la ansiedad asociada (DSM-5; Asociación Psiquiátrica Americana, 2013). Estas obsesiones y compulsiones pueden complicar diferentes aspectos de la vida diaria, como las relaciones personales, el rendimiento académico y laboral, y la salud mental en general.

La importancia de explorar estrategias terapéuticas desde un punto de vista cognitivo radica en entender a fondo los patrones de pensamiento que alimentan el TOC (Salkovskis, 1999). Al adoptar un enfoque basado en la terapia cognitiva, los profesionales de la salud mental pueden brindar intervenciones más específicas y adaptadas a las necesidades individuales de los pacientes (Whittal, Thordarson, & McLean, 2005).

Este artículo tiene como objetivo repasar y resaltar la efectividad de las estrategias cognitivas en el tratamiento del TOC, basándonos en investigaciones científicas recientes. A través de esta exploración, buscamos enriquecer la práctica clínica, ofreciendo a los profesionales herramientas sólidas respaldadas por la evidencia para mejorar la calidad de vida de aquellos que enfrentan el desafío del TOC.

1. Entendiendo el TOC desde la Psicología Cognitiva

Para abordar el TOC desde la psicología cognitiva, es clave comprender cómo los patrones de pensamiento influyen en su manifestación (Salkovskis, 1999). En lugar de enfocarnos solo en lo que se ve, nos sumergimos en los procesos mentales que están detrás de las obsesiones y compulsiones.

Desde una perspectiva cognitiva, las obsesiones son pensamientos que aparecen sin permiso y generan bastante ansiedad. Suelen ser irracionales y desafiantes para la persona que los tiene (Radomsky, Rachman, & Hammond, 2001). Por ejemplo, podrías estar obsesionado con la idea de que algo terrible va a pasar si no hacés ciertos rituales o acciones específicas.

Ansiedad síntomas

Desde esta perspectiva, es clave entender cómo surgen y persisten estos pensamientos irracionales. Las obsesiones más comunes vistas en el consultorio incluyen:

  • Miedo a la contaminación: Pensamientos constantes sobre la suciedad, gérmenes o cosas contaminadas, llevando a comportamientos compulsivos de lavado excesivo.
  • Miedo a causar daño: Preocupaciones constantes de hacerle daño a otros, lo que puede llevar a compulsiones como contar o repetir acciones.
  • Miedo a cometer errores: Obsesiones relacionadas con la perfección y el temor constante a cometer errores, llevando a compulsiones de verificación y repetición.

Las compulsiones, por otro lado, son acciones repetitivas que se hacen como respuesta a las obsesiones, con el objetivo de reducir la ansiedad o prevenir algo temido (Salkovskis, 1999). Esto podría incluir lavarse las manos una y otra vez, contar o verificar constantemente si se cometió un error.

Al entender estos patrones de pensamiento, podemos abordar las creencias subyacentes y trabajar para cambiar las interpretaciones distorsionadas que contribuyen al mantenimiento del TOC. La terapia cognitiva se enfoca en desafiar y modificar estos pensamientos automáticos para promover una perspectiva más realista y saludable (Whittal, Thordarson, & McLean, 2005). No te preocupes, más adelante te contamos cómo.

2. Evaluación Cognitiva en el TOC

Para entender bien los patrones de pensamiento en personas con Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), es clave usar métodos específicos que te permitan comprender a fondo sus formas de pensar que no funcionan bien (Salkovskis, 1996).

Lo primero que quiero destacar es lo importante que es usar entrevistas clínicas estructuradas para explorar las obsesiones y compulsiones de manera completa. A través de un enfoque cercano y personal, se pueden obtener datos valiosos sobre los pensamientos que generan ansiedad y los comportamientos repetitivos que buscan aliviarla (Steketee, Frost, & Bogart, 1996).

Además, es esencial aplicar escalas específicas diseñadas para identificar formas de pensar que no funcionan bien en la evaluación cognitiva del TOC. Instrumentos como la Escala de Creencias del TOC (Obsessive Beliefs Questionnaire – OBQ-44; Cottraux et al., 2001) te permiten medir y clasificar las creencias subyacentes asociadas al trastorno, dando una base objetiva para diseñar intervenciones personalizadas.

Trastorno obsesivo compulsivo tratamiento

Este enfoque de evaluación completo, combinando entrevistas clínicas y escalas especializadas, ayuda a entender mejor los patrones de pensamiento que mantienen el TOC. A través de este proceso, se obtiene información valiosa para guiar la intervención terapéutica y adaptar estrategias cognitivas específicas a lo que cada persona necesita.

3. Estrategias Cognitivas en la Terapia del TOC

La terapia cognitiva para el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) se enfoca en estrategias específicas que tratan las formas de pensar que no funcionan bien. Dos técnicas esenciales son la reestructuración cognitiva y la detención del pensamiento automático, cuya aplicación efectiva se ha destacado en investigaciones relevantes (Salkovskis, 1999).

Reestructuración Cognitiva

La reestructuración cognitiva busca cambiar las creencias sin fundamento asociadas con las obsesiones del TOC. ¿Querés ver ejemplos? Seguí leyendo

Identificación de Pensamientos Sin Fundamento

Aquí se trata de conversar con el paciente para explorar los pensamientos automáticos negativos. Por ejemplo: “Contar las veces que cierro la puerta es la única forma de evitar desgracias”.

Cuestionamiento de Pensamientos

Fomentamos cuestionar la validez de esos pensamientos. Ejemplo: “¿Hay pruebas reales de que contar la puerta evite desgracias? ¿Cuántas veces ha pasado algo malo cuando no hiciste ese ritual?”

Generación de Pensamientos Alternativos

Animamos a pensar en formas más realistas y saludables. Ejemplo: “En lugar de contar, ¿podrías recordar momentos en los que no ocurrió nada malo, incluso sin hacer ese ritual?”

Detención del Pensamiento Automático

Esta técnica se enfoca en cortar patrones de pensamiento negativos antes de que se profundicen. ¿De qué manera?

Reconocimiento del Pensamiento Automático

Animamos al paciente a identificar pensamientos automáticos negativos. Ejemplo: “Cuando empezás a sentir la necesidad de contar, tomá conciencia de ese impulso”.

Interrupción del Patrón

Enseñamos a interrumpir el pensamiento antes de que se profundice. Ejemplo: “Cuando notás que estás contando, pará y preguntate si realmente es necesario”.

4. Integración de la Exposición y Prevención de Respuesta (ERP) en el Tratamiento del TOC:

Cuando se trata del Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), integrar la Exposición y Prevención de Respuesta (ERP) con enfoques cognitivos es una estrategia que funciona, y la ciencia lo respalda (Abramowitz et al., 2019).

Te explico cómo funciona esta integración:

La ERP consiste en exponer gradualmente a la persona a situaciones que activan obsesiones, al mismo tiempo que evita realizar compulsiones. Integrarla con enfoques cognitivos significa trabajar al mismo tiempo en cambiar los patrones de pensamiento que no funcionan bien asociados al TOC (Olatunji et al., 2013).

Por ejemplo, si tenés miedo de la contaminación, la ERP podría implicar tocar algo “contaminado” y resistirte a lavarte las manos. Al mismo tiempo, desde la perspectiva cognitiva, se trabajarían los pensamientos irracionales relacionados con el peligro de la contaminación, desafiándolos y modificándolos.

Guía Paso a Paso para Implementar ERP

  • Evaluación Detallada: Empezá por hacer una evaluación completa de las obsesiones y compulsiones del paciente.
  • Jerarquía de Exposición Gradual: Con el paciente, armá una lista de situaciones que generen ansiedad, desde las menos hasta las más desafiantes.
  • Exposición Gradual: Comenzá exponiendo a la persona a situaciones menos ansiosas. Por ejemplo, si tenés miedo de la contaminación, la exposición podría ser tocar algo levemente sucio.
  • Prevención de Respuesta: Durante la exposición, evitá que el paciente realice las compulsiones asociadas. En el ejemplo, sería evitar lavarse las manos inmediatamente después de tocar el objeto.
  • Reevaluación Cognitiva: Durante y después de cada exposición, trabajá con el paciente en identificar y cambiar pensamientos que no funcionan bien. Desafiá las creencias irracionales asociadas con la situación.
  • Graduación de la Exposición: A medida que el paciente agarra confianza, avanzá en la lista de exposiciones, enfrentando situaciones más desafiantes.
  • Seguimiento y Ajuste: Mantené un seguimiento constante, ajustando la terapia según la respuesta del paciente y abordando nuevos desafíos cognitivos.

La combinación de la ERP con estrategias cognitivas ofrece un enfoque completo que aborda tanto los comportamientos que se ven como los procesos mentales detrás de todo, maximizando la eficacia del tratamiento del TOC.

5. Abordaje de Creencias Centrales y Esquemas

Cuando se trata del Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), es clave abordar las creencias centrales y esquemas cognitivos que están en la base del trastorno (Cottraux, 2005).

La idea es identificar y cambiar esas creencias fundamentales en lugar de solo tratar los síntomas superficiales. Queremos entender las creencias más profundas que alimentan los patrones de pensamiento que no funcionan bien (Cottraux, 2005).

Ejemplos de Intervenciones Específicas:

  • Identificación de Creencias Centrales: Trabajá con el paciente para identificar las creencias fundamentales detrás de las obsesiones y compulsiones. Por ejemplo, la creencia central podría ser “Si no hago mis rituales, algo malo va a pasar”.
  • Cuestionamiento de Creencias Irracionales: Desafiá estas creencias con preguntas reflexivas. Por ejemplo, preguntale al paciente: “¿Hay alguna evidencia real de que algo malo ocurra si no hacés esos rituales? ¿Qué pasaría si intentaras no hacerlos?”
  • Reformulación de Creencias: Ayudá al paciente a cambiar esas creencias centrales de manera más adaptativa. Por ejemplo, reemplazar la creencia anterior con “No puedo prevenir todos los problemas, pero puedo aprender a manejar la ansiedad de manera más saludable”.
  • Intervenciones Específicas para Esquemas Cognitivos: Implementá estrategias para cambiar esquemas cognitivos arraigados. Por ejemplo, si el esquema es “Necesito controlar todo para sentirme seguro”, trabajá en situaciones donde la persona aprenda a tolerar la incertidumbre.
  • Refuerzo Positivo de Creencias Alternativas: Reforzá las nuevas creencias positivas con experiencias buenas. Por ejemplo, celebrá los logros de la persona al enfrentar situaciones sin recurrir a compulsiones.

Este enfoque integral en las creencias centrales y esquemas cognitivos busca no sólo aliviar los síntomas del TOC sino también promover cambios duraderos en la forma en que la persona percibe y responde a sus obsesiones y compulsiones.

6. Estrategias de Mantenimiento y Prevención de Recaídas

Siguiendo con el tratamiento del Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), es clave poner en práctica estrategias que te aseguren mantener los avances a largo plazo (Salkovskis, 1999).

Recomendaciones para Mantener los Logros Terapéuticos

  • Práctica Continua: Lograr que los pacientes sigan practicando las técnicas que aprendieron durante la terapia, como cambiar pensamientos y enfrentar situaciones difíciles. Esto los fortalecerá y ayudará a mantener los logros alcanzados.
  • Apoyo Social: Fomentá la idea de que busquen apoyo en su círculo cercano: contar su experiencia y explicar cómo pueden ayudarlos en momentos difíciles. El respaldo emocional es fundamental para mantener el progreso terapéutico (Olatunji et al., 2013).
  • Automonitoreo: Impulsar al paciente a desarrollar la habilidad de estar atento a sus pensamientos y acciones. Esto le va a permitir identificar señales de recaída y enfrentarlas antes de que se compliquen.

Apoyo emocional en TOC

Consejos para la Prevención de Recaídas y Fomento de la Autonomía

  • Planificación de Estrategias de Afrontamiento: Lograr que los pacientes desarrollen estrategias específicas para enfrentar situaciones que les generen ansiedad; que piensen en cómo van a manejar esa ansiedad sin caer en comportamientos compulsivos.
  • Fomento de la Toma de Decisiones Autónoma: Intentar que los pacientes tomen decisiónes sobre su tratamiento, es decir, estimular su capacidad de reflexionar y decidir informadamente (Abramowitz et al., 2019).
  • Evaluación Periódica con Profesionales: Mantener reuniones periódicas con profesionales de salud mental para evaluar su progreso y afrontar cualquier desafío que surja. Estas evaluaciones ayudan a prevenir recaídas (Olatunji et al., 2013).

Estas estrategias, avaladas por la investigación científica, buscan garantizar que los beneficios terapéuticos se mantengan con el tiempo, fomentando su autonomía y reduciendo el riesgo de recaídas.

7. Conclusión

Las estrategias cognitivas son fundamentales para el tratamiento exitoso del Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) en Argentina. Usando técnicas como cambiar pensamientos, detener los automáticos y la Exposición y Prevención de Respuesta (ERP), se abordan tanto los pensamientos que no funcionan bien como los comportamientos compulsivos, logrando un cambio duradero en la experiencia del paciente (Salkovskis, 1999; Abramowitz et al., 2019).

Es clave destacar la colaboración estrecha entre paciente y terapeuta en este proceso terapéutico. La participación activa, junto con la orientación experta, crea un ambiente propicio para el éxito a largo plazo (Olatunji et al., 2013).

Este enfoque colaborativo se ajusta a la comprensión actual del TOC como un trastorno complejo que no solo involucra síntomas externos, sino también patrones de pensamiento arraigados. La aplicación de estrategias cognitivas eficaces y la colaboración continua no solo abordan los síntomas inmediatos, sino que sientan las bases para tu bienestar a largo plazo.

En definitiva, la terapia del TOC, respaldada por estrategias cognitivas científicamente comprobadas, no solo busca reducir síntomas, sino también mejorar significativamente la calidad de vida. La persistencia y adaptabilidad durante el proceso terapéutico son elementos esenciales para lograr estos objetivos.

Importante: Este artículo es exclusivamente informativo. No debe utilizarse para realizar un diagnóstico ni como sustituto de un tratamiento profesional. En caso de que necesites ayuda, podés consultar con un psicólogo/a de nuestro equipo de Psicomentando.

Referencias bibliográficas:

Abramowitz, J. S., Deacon, B. J., Olatunji, B. O., Wheaton, M. G., Berman, N. C., Losardo, D.,… Timpano, K. R. (2019). Assessment of obsessive-compulsive symptom dimensions: Development and evaluation of the Dimensional Obsessive-Compulsive Scale. Psychological Assessment, 31(3), 354-369. doi:10.1037/pas0000672

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.

Cottraux, J. (2005). From obsession to compulsive behaviour: The reverse process in obsessive-compulsive disorder. World Psychiatry, 4(3), 140-145.

Cottraux, J., Bouvard, M., Milliery, M., Mariet, P., & Marks, I. M. (2001). Cognitive therapy versus exposure in vivo in the treatment of obsessive-compulsives. Cognitive Therapy and Research, 25(4), 397-415. doi:10.1023/a:1005564227997

Olatunji, B. O., Davis, M. L., Powers, M. B., & Smits, J. A. (2013). Cognitive-behavioral therapy for obsessive-compulsive disorder: A meta-analysis of treatment outcome and moderators. Journal of Psychiatric Research, 47(1), 33-41. doi:10.1016/j.jpsychires.2012.08.020

Radomsky, A. S., Rachman, S., & Hammond, D. (2001). Memory bias, confidence and responsibility in compulsive checking. Behaviour Research and Therapy, 39(7), 813-822. doi:10.1016/s0005-7967(00)00072-9

Salkovskis, P. M. (1996). A cognitive theory of obsessions and compulsions. Behaviour Research and Therapy, 34(2), 97-104. doi:10.1016/0005-7967(95)00067-6

Salkovskis, P. M. (1999). Understanding and treating obsessive-compulsive disorder. Behaviour Research and Therapy, 37(2), S29-S52. doi:10.1016/s0005-7967(99)00050-9

Steketee, G., Frost, R. O., & Bogart, K. (1996). The Yale-Brown Obsessive Compulsive Scale: Interview versus self-report. Behaviour Research and Therapy, 34(8), 675-684. doi:10.1016/0005-7967(96)00024-6

Whittal, M. L., Thordarson, D. S., & McLean, P. D. (2005). Treatment of obsessive–compulsive disorder: Cognitive behavior therapy vs. exposure and response prevention. Behaviour Research and Therapy, 43(12), 1559-1576. doi:10.1016/j.brat.2004.11.012

Abrir chat
Hola!
¿Necesitas una consulta psicológica?