Rompiendo el silencio: Abordando la violencia de género

La violencia de género hoy en día es un problema global que afecta a millones de personas, y aún continúa siendo invisible para muchos. Se manifiesta a través de tantas formas que es sumamente difícil de detectar en algunas ocasiones. Y podemos llegar a vivirla en todos los espacios que habitamos.

Este tipo de violencia no empieza ni termina en una relación de pareja. La podemos observar en las calles, en el trabajo, en la familia, en reuniones con amigos… Sin dudas, una problemática más que compleja. Entonces ¿cómo abordarla? ¿cómo aportar nuestro granito de arena desde nuestro lugar?

Desde Psicomentando, profundizamos esta temática que es tan importante para todos y cada uno de nosotros. Queremos mostrarte en qué consiste la violencia de género, cómo afecta la violencia de género en la sociedad, y finalmente te dejamos algunas preguntas frecuentes que todos nos hemos hecho alguna vez.

Partamos de la base: ¿Qué significa violencia de género?

Podemos definir a la violencia de género como una forma de agresión que se dirige específicamente a una persona o grupo de personas por su género o identidad de género. Esta violencia puede manifestarse de diferentes maneras, como la violencia física, sexual, psicológica, económica y simbólica.

En términos más amplios, la violencia de género se refiere a las desigualdades de poder entre hombres y mujeres que existen en la sociedad, y que a menudo se reflejan en las normas culturales, los roles de género y las expectativas sociales.

Para comprender en profundidad esta problemática, veamos qué significa violencia de género según la OMS.

La violencia de género es un problema a nivel global

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada tres mujeres en el mundo ha experimentado violencia física o sexual por parte de una pareja íntima o violencia sexual por parte de alguien que no es su pareja en algún momento de su vida.

Además, no discrimina en términos de edad, raza, orientación sexual o estatus socioeconómico, aunque algunas mujeres son más vulnerables que otras. Las mujeres y niñas indígenas, afrodescendientes y de minorías étnicas, por ejemplo, suelen enfrentar formas más graves y frecuentes de violencia debido a la discriminación múltiple que enfrentan. Es aquí donde la relación entre violencia de género y diversidad cultural se hace más evidente.

En definitiva, para abordar la violencia de género a nivel mundial es importante entender que ésta no es simplemente un problema individual, sino que es un problema social que afecta a millones de personas en todo el mundo. No es algo que ocurre de manera aislada, sino que está arraigada en las desigualdades estructurales que existen entre los diferentes géneros y lo que se espera de ellos.

El papel de la sociedad en la erradicación de la violencia de género

Todos y todas tenemos un papel importante que desempeñar en la prevención y lucha contra la violencia de género y discriminación, ya sea como individuos, organizaciones o instituciones.

Es fundamental que la sociedad trabaje en conjunto para cambiar las actitudes y comportamientos que perpetúan la violencia de género. Esto incluye fomentar una cultura de igualdad y respeto hacia todas las personas, independientemente de su género o identidad de género, así como desafiar las normas y expectativas de género que pueden llevar a la discriminación y la violencia.

Poco a poco, iremos cambiando la forma en que representamos a los géneros. Por ejemplo, los varones ya no estarán asociados a la competencia, las labores de fuerza y la agresividad. Así como las mujeres dejarán de representar un rol sumiso y de cuidados del hogar.

marcha contra la violencia de género

Haz tu aporte: ¿cómo actuar ante la violencia de género?

Cuando hablamos de una problemática tan presente y tan condenable en la sociedad, muchos nos llegamos a preguntar cómo prevenir situaciones de riesgo asociadas a la violencia de género o cómo actuar cuando la violencia ya fue perpetuada.

Las investigaciones sobre violencia de género se han ocupado, entre otras cosas, de estudiar las maneras en que podemos prevenirla o reducirla. Desde tu lugar, puedes hacer algo:

  • Primero escucha y cree a la víctima: es común que las personas que sufren violencia de género se sientan avergonzadas, culpables o tengan miedo de hablar, por lo que es importante brindarles un espacio seguro y respetuoso donde puedan expresarse libremente.
  • Brinda apoyo emocional y consejos útiles: esto puede incluir ayudarles a encontrar refugio, asistencia legal o de salud, así como ofrecerles compañía, orientación y contención.
  • Denunciar situaciones de violencia de género: la denuncia puede ayudar a prevenir situaciones de riesgo y a garantizar la seguridad de la víctima. Por supuesto, no se recomienda que las víctimas sean obligadas a denunciar, ya que se debe contar con su consentimiento. Pero desde tu lugar, siempre puedes dar aviso a las autoridades competentes.
  • Promover la educación y la concientización sobre la violencia de género y discriminación: puede incluir campañas de sensibilización, talleres y capacitaciones sobre igualdad de género, relaciones saludables y prevención de la violencia de género.

Preguntas frecuentes: más información sobre violencia de género

Resulta sumamente complejo saber cómo se genera la violencia de género y la gran cantidad de formas en las que se puede manifestar. Probablemente, aún te queden dudas sin resolver. Por eso, a continuación te dejamos algunas preguntas frecuentes que te ayudarán a comprender este problema en toda su profundidad.

¿Alguna vez te preguntaste cómo se construyen los roles de género?

Los roles de género pueden definirse como construcciones sociales que se crean y se mantienen a través de la cultura y las tradiciones. Son todas aquellos roles y expectativas que se les imponen a las personas según su género, y que terminan influyendo en su comportamiento diario e incluso en sus proyectos de vida.

Estos roles de género atraviesan gran parte de lo que somos y hacemos, ya que se aprenden desde muy temprana edad. Por ejemplo, socialmente se espera que las niñas comiencen a jugar con muñecas, sean “delicadas”, obedientes y cuidadosas. A diferencia de los niños, quieren se supone que deben ser dominantes e incluso agresivos en ocasiones.

Estas expectativas se van adoptando no sólo por influencia de los padres, sino también a partir de los medios de comunicación, las publicidades, la literatura, el cine, la música y otras formas de cultura popular. Poco a poco, los niños participarán de distintas instituciones como la escuela o la religión, que también pueden llegar a contribuir en el mantenimiento de los roles de género.

¿Cómo influyen los roles de género en la violencia contra las mujeres y otras identidades de género?

La violencia de género hoy en día se relaciona directamente con los estereotipos de género que se les imponen a las personas. Los roles tradicionales de género, donde se espera que los hombres sean dominantes y las mujeres sean sumisas y pasivas, pueden contribuir a la justificación de la violencia contra las mujeres y otras identidades de género.

Por ejemplo, los hombres que son percibidos como “débiles” o “femeninos” a menudo son hostigados, ya que no cumplen encajan dentro de la “masculinidad” tradicional. Del mismo modo, las mujeres “poco delicadas” o dominantes son señaladas por ser poco femeninas y pueden llegar a sufrir discriminación. Este tipo de violencia se profundiza aún más cuando una persona no se percibe con su género asignado al nacer, como sucede con las identidades trans.

Los roles de género influyen incluso en la forma en que se aborda la violencia de género. Por ejemplo, la violencia física y sexual puede ser considerada más grave que otras formas de violencia, como la violencia psicológica o económica.

¿Conoces las diferentes formas de violencia que existen?

La violencia de género puede estar presente en diferentes ámbitos y puede manifestarse de formas muy distintas. Algunas de ellas serán más sutiles que otras y por eso, en ocasiones, no es tan sencillo detectar una situación de violencia. Por eso, es importante estar alerta y conocer qué tipos de violencia de género existen:

  • Violencia física: se refiere al uso de la fuerza física para dañar a otra persona. Puede incluir golpes, empujones, estrangulamiento, quemaduras, entre otros.
  • Violencia sexual: es cualquier acción sexual que se realiza sin el consentimiento de la persona, ya sea mediante la fuerza, la coerción o el chantaje. Esto incluye violación, acoso sexual, abuso sexual y explotación sexual.
  • Violencia psicológica: implica el uso de la intimidación, el aislamiento, el control, la manipulación o la humillación para controlar a otra persona. Puede incluir insultos, amenazas, persuasión y gaslighting.
  • Violencia económica: es la restricción a los recursos económicos y la independencia financiera de una persona, lo que puede incluir la privación del derecho a trabajar, el control del dinero y la propiedad, y la imposición de una dependencia económica.
  • Violencia simbólica: es la transmisión de valores, normas y estereotipos sexistas a través de los medios de comunicación, la publicidad, el lenguaje y las prácticas sociales, lo que contribuye a la discriminación y a la desigualdad de género.
  • Violencia de género institucional: es ejercida por diferentes instituciones, como el gobierno, la justicia, la policía y los servicios de salud, que perpetúan la discriminación y la desigualdad de género. Algunas de ellas pueden ejercer la violencia a través de la restricción de recursos o la atención, los prejuicios de género y la discriminación. 

¿Quiénes pueden ser víctimas de violencia de género?

La violencia de género puede afectar a personas de cualquier género y de todas las edades, pero es importante mencionar que la mayoría de las víctimas son mujeres y personas de género diverso. Además, este tipo de violencia puede estar presente desde la infancia hasta la vejez, y desde el hogar hasta el ámbito de trabajo o incluso el transporte público.

Es importante estar alertas para poder identificar los actos de violencia en cualquier ámbito y hacia cualquier persona. Ni las mujeres, ni las disidencias sexuales ni los varones deberían ser víctimas de violencia en ninguna de sus formas.

En definitiva, la violencia de género hoy en día no se limita a una sola cultura, raza, etnia, religión, orientación sexual, identidad de género o situación económica, sino que afecta a personas de todas las condiciones sociales.

¿Cómo podemos abordar este problema desde una perspectiva más inclusiva?

Para abordar la violencia de género a nivel mundial, y desde una perspectiva más inclusiva, es importante considerar la diversidad de las personas y las diferentes situaciones de violencia de género que existen. Aquí hay algunas formas de hacerlo:

  • Reconocer la diversidad.
  • Promover la inclusión de grupos marginados.
  • Fomentar el diálogo, la educación y la creación de espacios seguros, como una unidad de atención a víctimas de violencia de género.
  • Fortalecer la colaboración entre el gobierno, organizaciones sociales y la sociedad civil.
  • Empoderar a las víctimas para que puedan hablar de sus experiencias, buscar apoyo y tomar decisiones para su futuro.

Importante: Este artículo es exclusivamente informativo. En Psicomentando no diagnosticamos ni recomendamos tratamientos. En caso de que necesites ayuda, consultá con un profesional.

Referencias bibliográficas

  • Expósito, F., & Moya, M. (2011). Violencia de género. Mente y cerebro, 48(1), 20-25.
  • Fiol, E. B., Pérez, V. A. F., & Mir, A. A. (2006). El laberinto patriarcal: reflexiones teórico-prácticas sobre la violencia contra las mujeres. Anthropos editorial.
  • Merry, S. E. (2011). Gender violence: A cultural perspective. John Wiley & Sons.
  • Organización Mundial de la Salud (2013). El impacto de la violencia de género en la salud.
  • World Health Organization. (2005). WHO multi-country study on women’s health and domestic violence against women: initial results on prevalence, health outcomes and women’s responses. World Health Organization.
Abrir chat
Hola!
¿Necesitas una consulta psicológica?