Sobrepensar en una relación: ¿cómo nos afecta?

Sin dudas, pensar demasiado en algo es sumamente agotador. A veces podemos llegar a tener la sensación de haber corrido una maratón, tan sólo por el desgaste mental que conllevan los pensamientos repetitivos.

En ocasiones, es normal sobrepensar las cosas y buscarles una solución. Pero cuando se vuelven un hábito del día a día y nos genera ansiedad, o cuando esos pensamientos sobrevienen durante la noche provocando insomnio… es probable que sea momento de buscar ayuda. 

Los efectos negativos de este fenómeno pueden ser muy diversos, sobre todo cuando se trata de sobrepensar en una relación.

¿Qué es sobrepensar en una relación?

Sobrepensar en una relación significa, nada más y nada menos, que pensar en exceso acerca de situaciones relacionadas con la pareja, el futuro de la relación, los sentimientos propios y ajenos, y más.

Es común que las personas sobrepiensen cuando tienen inseguridades, ansiedades o temores respecto a su relación, lo que puede llevarlas a preocuparse constantemente por la posibilidad de un futuro juntos, a dudar de la lealtad o intenciones de su pareja y a imaginar escenarios negativos y hasta catastróficos. 

Sobrepensar en una relación

¿Cómo calmar el sobrepensar en estas situaciones y empezar a disfrutar de nuevo a mi pareja? Antes de avanzar en esta pregunta fundamental, primero debemos conocer algo sobre los famosos pensamientos automáticos negativos.

¿Qué papel cumplen los pensamientos automáticos?

Son aquellos pensamientos que aparecen de forma automática en nuestra mente, en respuesta a una situación particular. Estos pensamientos pueden ser positivos o negativos, y pueden afectar nuestra percepción de la relación y la forma en que nos sentimos acerca de ella.

Hay una relación entre los pensamientos automáticos y el acto de sobrepensar, ya que los pensamientos automáticos negativos pueden ser un desencadenante para que la mente se enfoque en ellos de manera excesiva y repetitiva, generando un círculo vicioso de pensamientos de los cuales es sumamente difícil huir.

Entonces… ¿Sobrepensar las cosas es ansiedad?

Sin duda, sobrepensar puede estar asociado con la ansiedad. La ansiedad es una respuesta natural del cuerpo ante situaciones percibidas como amenazantes o estresantes. Sin embargo, cuando esta respuesta se vuelve excesiva o desproporcionada en relación con la situación real, puede manifestarse en diferentes formas, tales como los pensamientos automáticos.

Cuando una persona experimenta ansiedad, es común que estos pensamientos automáticos negativos se intensifiquen y se vuelvan más frecuentes. La ansiedad puede actuar como un desencadenante para estos pensamientos, y a su vez, sobrepensar puede alimentar aún más la ansiedad, ya que cuanto más se rumia sobre los problemas, más se magnifican y se generan emociones negativas adicionales.

Es importante mencionar que, aunque podemos decir que sobrepensar las cosas en ansiedad manifestándose, no todas las personas que sobrepensan tienen trastornos de ansiedad clínicamente diagnosticados. Esta ansiedad puede o no ser patológica, y aquí también insistimos en la importancia de estar acompañados de un profesional que pueda determinarlo.

Sobrepensar: ejemplos comunes en las relaciones de pareja

Como ya mencionamos, el “overthinking” provoca algunos pensamientos automáticos y rumiaciones que pueden observarse claramente en el funcionamiento de ciertas relaciones. Si crees que estás atravesando una situación similar, te dejamos los siguientes ejemplos de sobrepensar en la relación:

  • Preocuparse constantemente por el futuro de la relación, imaginando escenarios negativos y posibles rupturas, los cuales se expresan en frases como: “Mi pareja me engaña o está interesado/a en alguien más”. 
  • Interpretar las acciones y palabras de la pareja de manera exagerada y con un tono negativo, sin tener en cuenta otros factores. Por ejemplo: “Si mi pareja no está de acuerdo conmigo, es porque no le importa lo que yo siento”.
  • Estar pendiente de los movimientos y comportamientos de la pareja, y asumir que significan algo negativo o sospechoso. Algunos pensamientos comunes pueden ser: “Si mi pareja no me llama o no responde mis mensajes, es porque está enfadado/a conmigo”
  • Dedicar mucho tiempo y energía a analizar los sentimientos propios y ajenos, y a tratar de descifrar los pensamientos y emociones de la pareja.  Algunas personas llegan a pensar: “Mi pareja no me quiere tanto como antes”.

Por supuesto, existen una infinidad de ejemplos en la vida diaria. Si querés conocer cómo funciona este fenómeno cognitivo en nuestro cerebro y tener más tips útiles en distintas ocasiones, te recomendamos que leas el artículo cómo dejar de sobrepensar.

como dejar de sobrepensar tanto en una relacion

Las consecuencias negativas del “overthinking”

Ahora bien, ha quedado claro existen claras desventajas de sobrepensar que se reflejan en el día a día de una pareja. Conoce algunas consecuencias de sobrepensar demasiado:

Inseguridad y desconfianza

Los pensamientos negativos repetitivos pueden llevarte a interpretar mal las acciones y palabras de tu pareja, así como a dudar de su amor y compromiso. A su vez, estos pensamientos te llevarán a la búsqueda constante de aprobación y validación de tu pareja, a tener miedo de ser abandonado o rechazado.

Sin dudas, la inseguridad y la desconfianza pueden afectar negativamente la relación. En ocasiones, puedes llegar a sentir celos o grandes niveles de exigencia con tu pareja, lo que puede generar tensión, conflictos y desacuerdos.

Impacto directo en la autoestima

Uno de los ejemplos de sobrepensar más comunes tiene relación con la salud mental, y particularmente con la autoestima. De esta forma, tiendes a centrarte en los aspectos negativos de la relación, lo que puede llevarte a cuestionar tu propio valor y a sentirte inseguro en la relación.

Los pensamientos negativos repetitivos generan sentimientos de ansiedad, estrés y depresión, lo que puede afectar la autoestima y la confianza en uno mismo. Incluso llegas a cuestionar tu propia capacidad para mantener una relación saludable y feliz, y puedes tener miedo de ser rechazado o abandonado por tu pareja.

Además, también puede hacer que te compares con otras parejas, o incluso idealizar relaciones pasadas. Finalmente, uno de los pensamientos automáticos que más persistirán será el de “Nunca voy a encontrar a alguien que me ame como realmente soy”.

El efecto menos deseado: el distanciamiento

Sobrepensar en una relación puede tener un impacto negativo en la cercanía y la intimidad. Puede llevarte a retirarte emocionalmente o a actuar de forma distante. Además, es posible que experimentes dificultades para conectarse emocionalmente con tu pareja, ya que estáx demasiado preocupado por los pensamientos negativos y los escenarios catastróficos.

El sobrepensar también puede llevarte a ser más crítico y exigente con tu pareja, olvidando los aspectos positivos y centrándote únicamente en los negativos.

Desventajas de sobrepensar

¿Cómo dejar de sobrepensar en una relación?

A pesar de este panorama poco alentador, existen soluciones eficaces ante el problema. Si te estás preguntando cómo evitar sobrepensar y volver a disfrutar tu relación, es el momento de que prestes mucha atención. Veamos algunos consejos:

  • Practica la atención plena o mindfulness: Esta técnica implica prestar atención al presente sin juzgar los pensamientos y sentimientos. Puedes practicar la atención plena mediante la meditación, la respiración consciente o la relajación muscular progresiva. Aunque pueda tomarte un tiempo considerable, poco a poco podrás volver a tener control sobre tus propios pensamientos.
  • Habla con tu pareja: Aunque parezca un consejo evidente, es importante recordar que la comunicación abierta y honesta con tu pareja puede ayudarte a expresar tus pensamientos y a trabajar juntos para abordar las preocupaciones. Es fundamental sentir confianza para expresar que a veces cometemos errores y queremos mejorar.
  • Identifica y cuestiona los pensamientos negativos: Identifica los pensamientos negativos recurrentes y cuestiona su validez. Pregúntate si hay evidencia para apoyar estos pensamientos y considera alternativas más positivas y realistas. Algunos recomiendan adoptar la postura de un científico: ¿Por qué pienso lo que pienso y cómo puedo saber si es cierto o no?
  • Busca ayuda profesional: Si el overthinking en la relación te está causando un gran malestar emocional o está afectando negativamente la relación, considera buscar ayuda profesional. Algunas personas optan por una terapia individual y otras prefieren la terapia de parejas. 

Preguntas frecuentes: más sobre cómo parar de sobrepensar

¿Sobrepensar es una inseguridad?

En muchos casos, el sobrepensar es una inseguridad escondida, pero no necesariamente siempre es así. Sí es cierto que puede ser una respuesta a la inseguridad, especialmente cuando la persona se preocupa constantemente por lo que podría salir mal o teme cometer errores. Además, el sobrepensar puede ser una manera de evitar tomar decisiones o enfrentar situaciones difíciles debido al miedo a equivocarse.

Sin embargo, sobrepensar también puede ser causado por otros factores, como el perfeccionismo, el estrés, la falta de confianza en uno mismo o simplemente una tendencia natural a dar vueltas a los pensamientos. En algunos casos, puede ser una forma de procesar información o una señal de que algo requiere más atención y reflexión.

¿Sobrepensar las cosas es un trastorno?

El sobrepensar, también conocido como rumiación, no se considera un trastorno mental en sí mismo, sino más bien una forma común de respuesta al estrés y la ansiedad. Sin embargo, puede ser un síntoma de algunos trastornos mentales, como la depresión y el trastorno de ansiedad generalizada.

Por eso, si la rumiación se convierte en un patrón de pensamiento que afecta significativamente la vida diaria y el bienestar emocional (u otros ámbitos como el de las relaciones interpersonales), puede ser necesario buscar ayuda profesional.

¿Qué significa sobrepensar compulsivamente?

Sobrepensar de forma compulsiva es una condición en la que una persona se encuentra atrapada en un ciclo de pensamientos repetitivos y obsesivos. Es un tipo de rumia mental que va más allá de la reflexión o el análisis normales y se convierte en un patrón de pensamiento intrusivo e incontrolable. Esta tendencia puede estar asociada con diferentes trastornos mentales, siendo el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) uno de los más comunes, pero también puede estar presente en otros trastornos de ansiedad, depresión y otros problemas de salud mental.

Las características de sobrepensar de forma compulsiva se pueden resumir en:

  • Es involuntario.
  • Los temas de los pensamientos compulsivos suelen ser obsesiones, como miedos irracionales o imágenes perturbadoras.
  • Va acompañado de una creciente ansiedad y malestar emocional.
  • Conlleva comportamientos de ritualización para intentar calmar o neutralizar los pensamientos obsesivos.
  • Interfiere en la vida diaria.

¿Qué nos lleva a sobrepensar las cosas en una relación de forma compulsiva?

Hay muchas razones por las que las personas pueden sobrepensar las cosas, especialmente en el contexto de una relación. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Ansiedad: Existen personas que, por diferentes circunstancias, tienen una tendencia a sentir ansiedad en su vida diaria. Esta ansiedad puede hacer que se preocupen constantemente por su relación, cuestionando su futuro o incluso la lealtad del otro.
  • Inseguridad: Las personas que tienen baja autoestima o se sienten inseguras en su relación pueden ser propensas a sobrepensar las cosas. Pueden estar constantemente preocupadas por cómo están siendo percibidas o si su pareja está satisfecha con ellos.
  • Miedo al fracaso: El miedo al fracaso puede hacer que las personas se preocupen excesivamente por su relación y su futuro, y puede llevarlas a analizar cada pequeña situación y acción.
  • Falta de comunicación: Cuando las parejas no se comunican de manera efectiva, pueden surgir malentendidos y problemas que pueden llevar a sobrepensar las cosas.
  • Experiencias pasadas: Las personas que han tenido experiencias traumáticas en relaciones pasadas pueden ser propensas a sobrepensar las cosas y estar constantemente preocupadas por que se repita el mismo patrón.

¿Cómo saber si mi pareja sobrepiensa demasiado en la relación?

Puede ser difícil saber si tu pareja está sobrepensando demasiado en la relación, ya que esto es algo que puede ocurrir internamente en la mente de una persona. Sin embargo, aquí hay algunas señales que pueden ayudarte a identificar el problema:

  • Preguntas constantes sobre la relación
  • Análisis excesivo de situaciones pequeñas
  • Preocupación excesiva por el futuro de la relación
  • Necesidad constante de confirmación o aprobación
  • Falta de confianza

¿Cuáles podrían ser las ventajas y desventajas de sobrepensar?

Entre las ventajas del sobrepensar podemos mencionar la profundidad de análisis del problema desde múltiples perspectivas, la preparación para enfrentar cualquier eventualidad y la mayor autoconciencia, reconociendo los propios errores y también las fortalezas.

Y las desventajas del sobrepensar demasiado incluyen ansiedad y estrés, dificultad para tomar decisiones, el enfoque permamente en lo negativo, el desgaste mental, la baja autoestima, entre otros.

Es esencial encontrar un equilibrio en el pensamiento y la reflexión. Mientras que una cierta cantidad de reflexión es útil para la toma de decisiones y la resolución de problemas, el exceso de rumia puede ser perjudicial.

¿Existen ejercicios para dejar de sobrepensar de forma definitiva?

Si bien es difícil eliminar por completo el sobrepensar en una relación, existen ejercicios y técnicas que pueden ayudarte a reducir y manejar esta tendencia de forma más efectiva. Aquí tienes algunos ejercicios que podrían ser útiles:

Atención plena (Mindfulness): Puedes practicar la atención plena mediante la meditación o simplemente tomando unos minutos cada día para enfocarte en tu respiración y en tus sentidos. Esto puede ayudarte a controlar los impulsos y sabrás poco a poco qué hacer para dejar de sobrepensar las cosas.

Diario de pensamientos: Lleva un diario donde registres tus pensamientos recurrentes y preocupaciones. Al escribirlos, puedes obtener una perspectiva más objetiva y empezar a identificar patrones de sobrepensar.

Técnicas de redirección: Cuando te encuentres sobrepensando, intenta redirigir tu mente hacia actividades que requieran concentración, como hacer ejercicio, practicar un pasatiempo, leer un libro interesante o realizar tareas domésticas.

Establecer límites de tiempo: Establece límites de tiempo para la reflexión sobre un tema específico. Por ejemplo, destina 10 o 15 minutos para pensar en una preocupación y, una vez que haya pasado ese tiempo, intenta dejar de rumiar y enfocarte en otras cosas.

Desafía tus pensamientos: Cuestiona la veracidad de tus pensamientos automáticos y busca evidencias que respalden o contradigan tus creencias. Pregúntate si hay pruebas reales para respaldar tus pensamientos o si estás asumiendo lo peor sin fundamentos sólidos.

Por último, si llegaste hasta aquí, tal vez te interese leer en este link algo más acerca de cómo dejar de sobrepensar.

Importante: Este artículo es exclusivamente informativo. En Psicomentando no diagnosticamos ni recomendamos tratamientos. En caso de que necesites ayuda, consultá con un profesional.

Referencias bibliográficas

  • Hoyos, M. L., Arredondo, N. H. L., & Echavarría, J. A. Z. (2007). Distorsiones cognitivas en personas con dependencia emocional. Informes psicológicos, 9, 55-69.
  • Nolen-Hoeksema, S., Wisco, B. E., & Lyubomirsky, S. (2008). Rethinking rumination. Perspectives on psychological science, 3(5), 400-424.
  • Sansone, R. A., & Sansone, L. A. (2012). Rumination: relationships with physical health. Innovations in clinical neuroscience, 9(2), 29.
  • Turner, J. A., & McNulty, J. K. (2020). Automatic partner attitudes and daily experiences of mood and relationship satisfaction. Journal of Family Psychology, 34(8), 1036.
Abrir chat
Hola!
¿Necesitas una consulta psicológica?