Miedo al compromiso: ¿Qué es y cómo superarlo?

Actualmente vivimos momentos muy turbulentos para el amor romántico. Nos cuestionamos el antiguo amor incondicional y para toda la vida, rechazamos cualquier tipo de ataduras y vivimos nuestras libertades al máximo.

Para algunos, esta libertad es una oportunidad de descubrirse a sí mismos y ganar autonomías. Sin embargo, para otros… detrás de esta libertad se esconde una fuerte falta de compromiso.

compromiso amoroso

En este artículo abordaremos qué es tener miedo al compromiso, dónde lo vemos, cuáles son sus características y, en definitiva, cómo superar el miedo al compromiso.

¿Qué es tener miedo al compromiso?

El miedo al compromiso también se conoce como temor o fobia al compromiso, en los casos más acentuados. Implica un miedo a mantener una relación a largo plazo, y está acompañado por grandes niveles de ansiedad (Gonzaga et al., 2001).

Se trata de un miedo más o menos irracional a una situación que aún no se ha producido. Si la persona se ve obligada a comprometerse, puede tomar decisiones drásticas como terminar una relación o cierto proyecto, incluso si luego se arrepiente.

Muchas veces asociamos el temor al compromiso con el mundo de las parejas, pero se da en cualquier situación en la que podamos estar encerrados en una relación formal o informal que nos exige demasiado: un trabajo, una carrera, un proyecto, entre otros.

Características de las personas con miedo al compromiso

No resulta nada sencillo identificar a las personas con miedo al compromiso. Algunas de ellas prefieren evitar cualquier vínculo a largo plazo que implique algún grado de responsabilidad. Otras salen en búsqueda de nuevas relaciones u oportunidades, fracasando en el intento.

Estudios como los de Gonzaga et al. (2001) y Stanley et al. (2017) han descrito algunas características que suelen compartir las personas con falta de compromiso.

Puede que conozcas a alguien que se ajuste a estas cualidades, o tal vez, puede que te sientas identificado. Veamos cuáles son:

  • Les cuesta tomar decisiones importantes que generen grandes cambios en sus vidas.
  • Suelen sentirse muy independientes y autosuficientes.
  • Prefieren tener todo bajo control y hacer las cosas “a su manera”.
  • La intimidad les incomoda y no se muestran nunca vulnerables.
  • Les cuesta proyectar a futuro con sus parejas o vínculos afectivos.
  • Demuestran una falta de dedicación y compromiso con amistades o parejas.
  • Algunos sufren una marcada inestabilidad emocional.
  • Sólo disfrutan la etapa de enamoramiento inicial y luego pierden motivación.

Falta de compromiso en la pareja

La falta de compromiso en la pareja es la forma más habitual en la que se observa este tipo de miedos. El temor al compromiso en una relación se manifiesta como: rechazo a vivir juntos, casarse o entablar una relación legal, comprar bienes, hacer planes a largo plazo, etc. (Rusbult & Buunk, 1993).

miedo al compromiso

Es importante señalar que, en muchas ocasiones, las relaciones en las que uno de los miembros no quiere comprometerse y el otro sí, puede existir una dependencia emocional. La parte comprometida puede idealizar a su pareja, perdonar todo lo malo que hace por miedo al abandono, elogiar lo que hace bien, etc.

Si estás experimentando problemas de compromiso, quizás corras el riesgo de estar cediendo demasiado ante la falta de dedicación de tu pareja.

¿Tiene miedo al compromiso o no me quiere?

Esta situación es sumamente difícil de identificar. ¿Cómo saber si mi pareja tiene miedo al compromiso o no me quiere?

Generalmente, lo más recomendable en estos casos es intentar una profunda charla con tu pareja sobre qué esperan uno del otro, sin confrontar ni cuestionar los sentimientos.

Si has identificado una gran falta de dedicación y compromiso en tu pareja, quizás es momento de buscar alternativas como la terapia de parejas o también la opinión de alguien externo que pueda brindar su punto de vista.

En cualquier situación, es importante echar una mirada hacia el pasado y observar cómo se dieron otras relaciones o incluso cómo se estableció la relación con sus padres.

Para evitar cualquier tipo de problemas de compromiso y confusiones, lo más recomendable es comunicarse: charlar sobre los acuerdos de pareja y evaluar si las expectativas de ambos coinciden.

Temor al compromiso luego de una ruptura amorosa

La ruptura amorosa puede desencadenar muchas emociones y genera ciertas creencias que nos hacen casi patológicamente temerosos de comprometernos con una nueva pareja.

Algunas personas con miedo al compromiso temen comenzar una nueva relación después de una ruptura. No se arriesgan a salir con nadie, ni siquiera en una relación muy casual que se limita a relaciones sexuales y encuentros ocasionales. La falta de compromiso es tan grande que se cierran y no buscan nuevas relaciones.

Es habitual que luego de terminar una relación, las personas prefieran esperar un tiempo antes de volver a comprometerse profundamente con alguien. Sin embargo, la fobia al compromiso puede ser tan grande que esa oportunidad es rechazada una y otra vez.

Otro ejemplo habitual: falta de compromiso laboral

La falta de compromiso laboral se refiere a una actitud en la que un empleado no está dispuesto o no muestra interés en cumplir con sus responsabilidades en el trabajo. Esto puede manifestarse en tardanzas frecuentes, faltas no justificadas, poca dedicación y motivación, y un rendimiento insuficiente.

falta de compromiso laboral

Esta evidente falta de compromiso laboral puede tener un impacto negativo en la cultura de la empresa y en la productividad y eficiencia de la organización.

Por supuesto, estos problemas de compromiso pueden deberse a factores organizacionales. Un clima laboral hostil, la ausencia de recompensas por el trabajo realizado y las fallas en la comunicación pueden llevar al trabajador a expresar su baja motivación en una falta de compromiso laboral.

En otras ocasiones, al igual que en la falta de compromiso en la pareja, este problema se debe a factores individuales. Veamos algunas causas a continuación.

Algunas causas detrás de este problema

La lectura de estudios como los de Stanley, Rhoades y Whitton (2010) y también los de Stanley et al., (2017) han permitido identificar algunas causas comunes detrás de la falta de compromiso.

  • El tipo de apego: es probable que las personas con un estilo de apego evitativo se rehúsen a cualquier tipo de compromiso en parejas románticas, por la vulnerabilidad y la intimidad que implica. Es posible que no puedan confiar y creer que abrirse emocionalmente definitivamente los lastimará.
  • La historia personal y traumas sin resolver: las experiencias pasadas negativas sobre una infidelidad o abuso, pueden conducir a una pérdida de confianza en uno mismo y un gran temor al compromiso.
  • Historia familiar: los padres demasiado involucrados y controladores pueden exacerbar la angustia en los niños, sensación que se mantiene en las relaciones adultas. La crianza emocionalmente distante puede tener el mismo resultado. Ambos conducen al temor a la dependencia emocional con las personas.
  • Grado de autoestima: las personas con baja autoestima suelen tener dificultades para aceptar la lealtad que otros pueden darle. Por esta razón, evitan cualquier tipo de compromiso al creer que no merecen eso.
  • Estilo de personalidad: un estilo individualista puede conducir a rechazar las responsabilidades, por el esfuerzo y la pérdida de autonomía que implica.

¿Cómo superar el miedo al compromiso?

A continuación, te dejamos algunos consejos para saber cómo actuar ante este problema:

  • Descubrir qué se esconde detrás de la fobia al compromiso: rastrear los patrones de conducta puede ser una solución ante este problema. Puedes pensar en aquellas situaciones donde surge el miedo al compromiso, por qué te sientes agobiado y cómo te gustaría que fuera esa relación.
  • Cuestionar las creencias demasiado arraigadas: puede que tu temor al compromiso sea desproporcionado y no tenga relación con la evidencia real. Quizás no todas las personas te harán daño.
  • Cuestionar la sobreexigencia: también puede ocurrir que seas demasiado exigente con tu vínculo o contigo mismo. Las personas no son perfectas y es importante reconocer también los defectos.
  • Hablar sobre las emociones y las expectativas: es importante charlar y realizar acuerdos con tus nuevos vínculos. Quizás encuentres a una persona que coincida con tus ritmos, que pueda respetar tu espacio.
  • Evitar la impulsividad: si algo te molesta, no tires todo por la borda porque puede que luego te arrepientas. Todo proyecto u todo vínculo incluirá momentos no tan agradables, y deben ser superados en base a la comunicación asertiva.

En cualquier caso, te recomendamos acudir a psicoterapia para poder trabajar aquellos factores que se esconden detrás de la fobia al compromiso. La terapia individual puede ayudarte a generar estrategias de afrontamiento saludables y tolerancia a la frustración.

Algunos problemas de compromiso pueden ser abordados también con terapia de pareja. Esta es una gran oportunidad que, lejos de representar problemas, puede ayudar a las personas a establecer fuertes vínculos de confianza.

Importante: Este artículo es exclusivamente informativo. En Psicomentando no diagnosticamos ni recomendamos tratamientos. En caso de que necesites ayuda, consultá con un profesional.

Referencias bibliográficas

  • Gonzaga, GC, Keltner, D., Londahl, EA y Smith, MD (2001). El amor y el problema del compromiso en las relaciones amorosas y de amistad. Revista de personalidad y psicología social, 81 (2), 247.
  • Rusbult, C. E., & Buunk, B. P. (1993). Commitment processes in close relationships: An interdependence analysis. Journal of social and personal relationships, 10(2), 175-204.
  • Stanley, S. M., Rhoades, G. K., Scott, S. B., Kelmer, G., Markman, H. J., & Fincham, F. D. (2017). Asymmetrically committed relationships. Journal of Social and Personal Relationships, 34(8), 1241-1259.
  • Stanley, S. M., Rhoades, GK y Whitton, SW (2010). Compromiso: Funciones, formación y afianzamiento del apego romántico. Revista de teoría y revisión de la familia, 2 (4), 243-257.
Abrir chat
Hola!
¿Necesitas una consulta psicológica?