El duelo y las múltiples formas de atravesarlo

A lo largo de la vida, nos enfrentamos a pérdidas que son significativas y que desencadenan una multiplicidad de emociones. El duelo, es una respuesta natural a la pérdida, puede manifestarse de diversas formas, y cada sujeto atravesará el proceso de manera única y personal.

El objetivo de este artículo es examinar las diversas formas de afrontar un duelo. Se analizarán las estrategias prácticas, basadas en la investigación más reciente en psicología, que buscan debatir la importancia de las emociones, de la construcción de redes de apoyo efectivas y de promover el autocuidado personal durante el proceso de duelo.

Como profesionales de la salud, es importante hablar de la multiplicidad de formas en las que una persona puede enfrentarse a situaciones y/o eventos traumáticos, en donde tiene que poner en juego sus recursos y herramientas personales de afrontamiento. Por lo tanto, es fundamental el abordaje desde una escucha empática, comprensiva y objetiva.

Reconociendo y Validando las Emociones

El duelo es comprendido como un proceso, en el cual se presentan una amplitud de emociones haciéndolo un fenómeno complejo (Neimeyer, 2016). Por ejemplo, se presentan emociones tales como: la tristeza profunda, la rabia, la confusión y la culpa siendo solo algunas de las respuestas emocionales que pueden surgir ante la pérdida. La diversidad de estas emociones se ha convertido en objeto de estudio en la psicología del duelo, haciendo hincapié en la singularidad de cada experiencia y el impacto que tiene en el bienestar emocional de quienes lo experimentan (Bonanno, 2009).

Actualmente existen ciertas investigaciones que indagan la variedad de emociones experimentadas durante el duelo, y afirman que estas no siguen un patrón estandarizado y predecible.  Es decir, cada sujeto a partir del contexto en el que se encuentre, la relación que tenga con la pérdida, las circunstancias y los recursos emocionales y de afrontamiento con los que cuente, van a impactar en las formas de responder. Reconocer esta diversidad es necesario para comprender la amplitud del impacto emocional del duelo (Bonanno, 2009).

Es fundamental darle lugar al reconocimiento y validación de las emociones, para entender el papel crucial que tienen en el proceso de duelo (Worden, 2009). La negación o la minimización de estas respuestas emocionales, pueden tener consecuencias negativas para la salud mental y prolongar la adaptación al duelo. Por ende, validar nuestras emociones implica aceptarlas sin prejuicios y comprender que son reacciones naturales frente a la pérdida (Neimeyer, 2016). Por ende, reconocer y validar nuestras emociones permite que el proceso sea de forma saludable y de lugar a una base emocional sólida, a lo largo del duelo.

Construyendo una Red de Apoyo

Son diversos los estudios que han destacado el papel crucial que tienen las  redes de apoyo en la salud emocional de quienes atraviesan un duelo. Investigaciones sugieren que estas redes permitirían mitigar situaciones de estrés y reducir la intensidad de las emociones negativas asociadas con la pérdida (Stroebe et al., 2007). A su vez, la presencia de amig@s, familiares o comunidades de apoyo, pueden ofrecer consuelo, comprensión y validación emocional, haciendo un duelo más saludable.

Apoyo emocional duelo

Es fundamental la conexión que se construya con redes que ofrezcan un apoyo emocional, ya que tiene un impacto significativo en la forma de adaptación y la resiliencia para enfrentar la pérdida (Stroebe et al., 2007). Por ende, la conexión con otr@s, es la que proporciona un espacio seguro para compartir experiencias y expresar emociones, lo cual puede ser terapéutico y facilitar el proceso de adaptación al proceso de duelo. (Zisook & Shear, 2009).

Estrategias para buscar y aceptar ayuda

Para pensar en las diversas formas de atravesar un duelo, es necesario comenzar con aquellas estrategias específicas que ciertos estudios han validado como óptimas, por ejemplo:  incluir la comunicación abierta, ¿en qué consiste? en expresar nuestras necesidades emocionales que se nos presentan en diversos momentos de la vida; otras estrategias consisten en  la participación en grupos de apoyo o la búsqueda de profesionales de la salud mental. Ya que, aparte de ser necesario reconocer individualmente las emociones que nos atraviesan, es necesario contar con un espacio seguro de confianza, que permita desplegarse sin prejuicios, de forma saludable y empática. Y es aquí, donde los grupos de apoyo y los profesionales de la salud tienen un rol sumamente importante (Zisook & Shear, 2009).

Además, es esencial reconocer que aceptar ayuda no solo implica la presencia de alguien, sea profesional o no, sino también permitir y estar abiert@ a recibir apoyo de manera voluntaria. Cuanto mayor sean las estrategias para buscar y aceptar ayuda, mejor será la adaptación positiva al duelo, y también el bienestar emocional a largo plazo.

Formas de expresar nuestras emociones

La utilización de expresiones artísticas y terapéuticas se han destacado como un recurso valioso para facilitar la expresión emocional durante el proceso de duelo, siendo respaldada por diversos estudios en el ámbito de la psicología.

La investigación de Lyshak-Stelzer y colaboradores (2007) sugiere que la expresión artística puede actuar como un canal terapéutico, permitiendo explorar y liberar emociones reprimidas. La creatividad brinda la posibilidad de expresar los sentimientos asociados con la pérdida, fomentando la introspección individual y la comprensión emocional.

Sugerencias para realizar actividades como: escribir, pintar, o participar en grupos de apoyo:

  1. Escritura Terapéutica: La acción de escribir sobre nuestros pensamientos y sentimientos asociados con la pérdida genera alivio y tranquilidad .Algunas de las actividades pueden ser  escribir en  un diario personal, la redacción de cartas a la persona fallecida, o la creación de poesías y/o canciones, suelen ser formas de expresión emocional efectivas (Pennebaker & Chung, 2011).
  2. Arte Visual: Dibujar o pintar, son actividades que permiten la representación simbólica de los sentimientos, siendo una forma creativa para atravesar la angustia emocional (Malchiodi, 2007).
  3. Participación en Grupos de Apoyo Creativos: Formar parte de entornos grupales donde se trabaje la expresión artística, ya sea de manera escrita, visual o auditiva, puede ser de ayuda a potenciar el vínculo con otr@s que comparten experiencias similares.
  4. Terapia Artística: La participación en sesiones formales de terapia artística, dirigidas por profesionales capacitados, puede proporcionar un espacio estructurado para la expresión emocional (Malchiodi, 2007). Estas sesiones ofrecen guía y apoyo durante el proceso creativo.

Cuidado Personal y Bienestar

Siempre que pensamos en las formas en las que una persona puede atravesar un duelo, es de suma importancia hablar del autocuidado personal, porque ante todo somos personas que tienen sentimientos y emociones. El duelo puede ser muy agotador  emocional y físicamente, pudiendo ocasionar un estrés, asociado a la situación de duelo. Una forma saludable de atravesar estos momentos, es dándole atención consciente a las necesidades físicas, emocionales y sociales que se presentan ante la pérdida (Burke et al., 2010).

El autocuidado durante el duelo puede incluir prácticas como:

  1. Cuidado Físico: Se trata de mantener hábitos saludables como una dieta equilibrada (se puede consultar con un profesional en nutrición), hacer ejercicio y tener un sueño adecuado, es fundamental para el bienestar general (Burke et al., 2010).
  2. Prácticas Emocionales: Existen diversas actividades que pueden brindar consuelo emocional, como la meditación, la respiración consciente o la búsqueda de momentos de tranquilidad, contribuyendo de forma positiva en el autocuidado (Breen & O’Connor, 2011).
  3. Conexión Social: Mantener relaciones sociales es un aspecto crucial del autocuidado durante el duelo. La interacción con amig@s, familiares o personas que sirvan de apoyo emocional (Burke et al., 2010).
  4. Búsqueda de Ayuda Profesional: La consulta con profesionales de la salud   mental es una pieza clave porque forma parte de un aspecto integral del autocuidado durante el duelo. La terapia individual o grupal puede brindar un espacio seguro para explorar, validar, y expresar emociones y estrategias de afrontamiento (Breen & O’Connor, 2011).

Aceptación y Reconstrucción

Cuando se habla de trabajar en la aceptación al proceso de duelo, no significa olvidar o dejar atrás el dolor, sino encontrar un espacio para integrar la pérdida en la vida diaria (Neimeyer, 2000). Investigaciones sugieren, que todo proceso el duelo es algo dinámico que puede implicar altibajos a lo largo del tiempo. Poder reflexionar sobre esta etapa de la vida ayuda a reconocer la naturaleza cambiante que tienen nuestras emociones. La aceptación no es simplemente rendirse ante la pérdida, sino más bien encontrar un equilibrio entre el recuerdo y honrar aquello que duelan, mientras se sigue avanzando con nuestra vida cotidiana (Lichtenthal & Cruess, 2010).

Por otro lado, cuando se habla de la reconstrucción de la vida, después de la pérdida implica entender que es un periodo, donde el foco está en crear un nuevo significado y propósito. Es un proceso que  incluye cambios en la identidad, en las metas y en las relaciones con otr@s (Neimeyer, 2006).

Sugerencias para abordar la reconstrucción:

  1. Establecer Nuevos Objetivos: Definir cuáles son las metas realistas y significativas que puede alcanzar, siendo de guía para proporcionar una dirección y un sentido nuevo de mis propósitos (Davis, Nolen-Hoeksema, & Larson, 1998). Estos objetivos pueden incluir aspectos personales, profesionales o relacionados con el crecimiento personal.
  2. Buscar Apoyo Continuo: Siempre la ayuda es necesaria. El vínculo continuo con otr@s que han pasado por pérdidas similares, o el apoyo de profesionales de la salud mental, puede facilitar el proceso de reconstrucción (Neimeyer, 2006).

Es crucial reconocer que cada individuo atraviesa y procesa las etapas de aceptación y reconstrucción de forma única y particular.Diversos estudios respaldan la idea de que la flexibilidad y la apertura a nuevas experiencias son fundamentales para una adaptación positiva (Lichtenthal & Cruess, 2010).

Búsqueda de recursos Profesionales

La búsqueda de ayuda profesional, incluyendo terapia y asesoramiento profesional, desempeña un papel esencial en el proceso de duelo.

Tomar la decisión de buscar ayuda profesional durante el duelo es un paso significativo hacia la sanación y un proceso de duelo saludable. La terapia y el asesoramiento de algún profesional capacitado, ofrecen un espacio seguro, de confianza  para explorar las diferentes emociones que pueden aparecer. La intervención temprana de profesionales de la salud mental, puede tener beneficios significativos en la adaptación al duelo (Boelen & de Keijser, 2018). Ya que poner en palabras nuestras emociones y pensamientos genera alivio y en muchos casos es el comienzo de sanar significativamente sobre aquello que perdimos.

Terapia de duelo

Los recursos profesionales pueden incluir:

  1. Terapia Individual: Permite tener un espacio confidencial, de trabajo individual, para explorar emociones, pensamientos y estrategias de afrontamiento. Enfoques como la terapia cognitivo-conductual y la terapia de duelo centrada en la pérdida, entre otras psicoterapias que han demostrado eficacia pueden ser efectivos (Boelen & de Keijser, 2018).
  2. Grupos de Apoyo: Ser partícipe de grupos de apoyo formados por profesionales puede ser  valioso para conectar con otr@s que comparten experiencias similares. Los grupos ofrecen un ambiente de comprensión y empatía haciéndolos necesarios (Jordan & Neimeyer, 2003).
  3. Terapia Familiar: La pérdida afecta a toda la familia, y la terapia familiar puede ayudar a abordar dinámicas familiares y fomentar la comunicación efectiva durante el duelo (Kissane et al., 2016).

Importancia de la asistencia profesional en casos de duelo complicado:

Existen casos de duelos complicados, donde los síntomas persisten de forma constante y duradera, aquí es donde la asistencia profesional juega un rol importante y se vuelve especialmente crucial. La literatura destaca que el duelo complicado puede tener implicaciones significativas para la salud mental a largo plazo si no se aborda adecuadamente (Shear et al., 2016).

Una intervención temprana de profesionales capacitados puede prevenir complicaciones futuras, como por ejemplo un duelo patológico. Investigaciones sugieren que las terapias específicas para el duelo complicado, como la terapia de exposición narrativa, pueden ser particularmente eficaces (Boelen & de Keijser, 2018). Siempre el trabajo con profesionales experimentados y especializados en la temática del duelo puede proporcionar un  atravesamiento más eficaz.

Conclusión:

En este artículo se intentó hacer un recorrido sobre los diversos aspectos que implica el proceso de duelo, respaldados por la evidencia científica. Como se mencionó anteriormente, existen ciertas estrategias para afrontar el duelo, como son la búsqueda de profesionales y de redes de apoyo emocional. A su vez, el vínculo y conexión con otr@s, permite expresar emociones siendo elementos necesarios y valiosos para este proceso (Stroebe, Schut, & Stroebe, 2007; Lyshak-Stelzer, Singer, & St. John, 2007). También el autocuidado personal es de suma importancia, ya que es fundamental mantener hábitos saludables en nuestra vida cotidiana, desde lo físico y lo emocional. (Burke et al., 2010; Breen & O’Connor, 2011).

Además, las fases de aceptación y la posterior reconstrucción de la vida son necesarias para permitir honrar el pasado, tenerlo presente y a su vez construir el futuro (Neimeyer, 2000; Lichtenthal & Cruess, 2010). En conclusión, el duelo no solo es un proceso de pérdida, sino también de crecimiento ya que puede ser en algunos casos de ayuda al desarrollo personal y la resiliencia (Davis, Nolen-Hoeksema, & Larson, 1998). Sin embargo, repetimos de manera enfática que buscar ayuda profesional, en muchos casos puede ser muy necesario, por ejemplo, cuando la red de apoyo es escasa y retomar la vida cotidiana se nos hace complicado debido al recuerdo constante.

Probablemente existan muchas personas alrededor que quieran ayudar, por eso es necesario aceptar la ayuda, expresar nuestras emociones y darles valor. Por lo cual, encontrar un espacio seguro para compartirlas y expresarlas a veces puede ser complicado, pero a pesar de ello, es clave para todo comienzo de un duelo saludable.

Importante: Este artículo es exclusivamente informativo. No debe utilizarse para realizar un diagnóstico ni como sustituto de un tratamiento profesional. En caso de que necesites ayuda, podés consultar con un psicólogo/a de nuestro equipo de Psicomentando.

 Referencias Bibliográficas

Boelen, P. A., & de Keijser, J. (2018). A Cognitive-Behavioral Conceptualization of Complicated Grief. Clinical Psychology: Science and Practice, 25(1), e12241.

Bonanno, GA (2009). El otro lado de la tristeza:El otro lado de la tristeza: lo que nos dice la nueva ciencia del duelo sobre la vida después de la pérdida. Libros básicos.

Breen, L. J., & O’Connor, M. (2011). Family resilience following the death of a child: An interpretative phenomenological analysis. International Journal of Nursing Studies, 48(11), 1358-1366.

Burke, L. A., Neimeyer, R. A., McDevitt-Murphy, M. E., & Smigelsky, M. A. (2010). The structure of prolonged grief: Comparing hypotheses from attachment theory and stress theory. Death Studies, 34(8), 637-661.

Chung, C., & Pennebaker, J. (2011). The psychological functions of function words. In Social communication (pp. 343-359). Psychology Press.

Davis, C. G., Nolen-Hoeksema, S., & Larson, J. (1998). Making sense of loss and benefiting from the experience: Two construals of meaning. Journal of Personality and Social Psychology, 75(2), 561–574.

Jordan, J. R., & Neimeyer, R. A. (2003). Does grief counseling work? Death Studies, 27(9), 765–786.

Kissane, D. W., Lichtenthal, W. G., Zaider, T., Nielsen, T., Lo, C., Prigerson, H. G., & Breitbart, W. (2016). Family-focused grief therapy: A randomized, controlled trial in palliative care and bereavement. American Journal of Psychiatry, 173(2), 122–131.

Lichtenthal, W. G., & Cruess, D. G. (2010). Effects of directed written disclosure on grief and distress symptoms among bereaved individuals. Death Studies, 34(6), 475-499.

Lyshak-Stelzer, F., Singer, P., & St. John, P. (2007). Expressive writing and the role of alexithymia as a dispositional deficit in self-disclosure and psychological health. Journal of Clinical Psychology, 63(11), 1165-1180.

Malchiodi, C. (2007). El libro de consulta de arteterapia. McGraw Hill Profe.

Neimeyer, R. A (2016). Tecnología Técnicas de terapia del duelo: prácticas creativas para asesorar a los deudos. Rutledge.

Neimeyer, R. A. (2000). Searching for the meaning of meaning: Grief therapy and the process of reconstruction. Death Studies, 24(6), 541-558.

Neimeyer, R. A. (2006). Complicated grief and the quest for meaning: A constructivist contribution. OMEGA-Journal of Death and Dying, 52(1), 37-52.

Neimeyer, R. A. (2006). Reauthoring life narratives: Grief therapy as meaning reconstruction. Israel Journal of Psychiatry and Related Sciences, 43(4), 241-256.

Pennebaker, JW,El Manual de Oxford de Psicología de la Salud (págs. 417-437). Oxfor

Sbarra, D. A., & Borelli, J. L. (2009). Intimate relationships, health, and well-being: Introduction to the special issue. Personal Relationships, 16(1), 1-6.

Shear, M. K., Simon, N., Wall, M., Zisook, S., Neimeyer, R., Duan, N., … & Keshaviah, A. (2016). Complicated grief and related bereavement issues for DSM-5. Depression and Anxiety, 33(1), 2-17.

Stroebe, M., Schut, H., & Stroebe, W. (2007). Health outcomes of bereavement. *The Lancet, 370*(9603), 1960-1973.

Stuckey, H. L., & Nobel, J. (2010). The connection between art, healing, and public health: A review of current literature. American journal of public health, 100(2), 254-263

Worden, J. W. (2009). Grief Counseling and Grief Therapy: A Handbook for the Mental Health Practitioner. Springer Publishing Company.

Zisook, S., & Shear, K. (2009). Grief and bereavement: what psychiatrists need to know. *World Psychiatry, 8*(2), 67–74.

Abrir chat
Hola!
¿Necesitas una consulta psicológica?